Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE propone hacer controles sistemáticos en las fronteras exteriores

Los Veintiocho pretenden controlar a todos los ciudadanos al entrar en la UE desde fuera

Un policía hace guardia, este jueves en Saint-Denis
Un policía hace guardia, este jueves en Saint-Denis. Getty

Los atentados de hace una semana en París han puesto en jaque la seguridad y la vigilancia en la Unión Europea (UE). Los ministros de Interior y Justicia de los Veintiocho sopesarán este viernes establecer controles sistemáticos en las fronteras a todos los ciudadanos —comunitarios y extracomunitarios— que viajen a la UE desde el exterior. La propuesta, de ser aprobada, entrará en vigor en marzo de 2016, según un borrador de conclusiones previo a la reunión. De esta forma, la presión francesa para que los controles se impongan lo antes posible va cobrando forma, tal y como avanzó el jueves este diario.

"Los Estados miembros deben poner en marcha controles sistemáticos y coordinados en sus fronteras externas, incluyendo a los individuos que gozan del derecho de libertad de movimiento [el espacio Schengen]", explica uno de los puntos del borrador de siete páginas. "Se propone esto precisamente para no tocar las fronteras interiores", explicaron fuentes diplomáticas que vaticinaron un amplio respaldo a la propuesta. Pero aún quedan países —especialmente Grecia, que cuenta con cuatro fronteras, tres de las cuales son exteriores— que aún presentan reticencias al plan, según fuentes francesas. Los más proclives son los cinco países instigadores del derecho a la libertad de movimiento que ahora se disfruta en 26 Estados de la UE: Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Francia y Alemania. Pero también Suecia y España apoyan la iniciativa.

Los controles sistemáticos ya se podían llevar a cabo en los países comunitarios aunque con un matiz: exclusivamente a aquellos individuos señalados como sospechosos por las autoridades competentes. Francia, sin embargo, está haciendo presión para que esa posibilidad se extienda a todos los ciudadanos, sean de la UE o no, sean sospechosos o no. De esta forma, los datos de todos los ciudadanos se cruzarían con los ficheros policiales europeos para identificar antecedentes u órdenes de busca y captura contra determinadas personas y así proceder a su vigilancia o detención.

Y es que tanto en los atentados del pasado enero contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo (en el que murieron 12 dibujantes) como en los del pasado viernes en los que 129 personas perdieron la vida en varios puntos de la capital francesa, los atacantes, aunque de origen árabes y religión musulmana, habían nacido dentro del territorio comunitario. Se fueron radicalizando con los años. "Los nacionales europeos sufrirán más control", adelantaron este jueves fuentes europeas.

La Agencia de Fronteras Exteriores de la UE (Frontex), que depende de la Comisión, desempeñará un papel más activo a partir del momento en que las medidas propuestas por Francia sean aprobadas por el resto de socios europeos. Los países proponen que Frontex tenga un papel más activo en la lucha contra el terrorismo en materia de análisis de riesgos. Es decir, los Estados ofrecen legitimidad a Frontex y a la policía europea (Europol) para llevar a cabo actividades dirigidas a detectar individuos sospechosos de ser retornados de Siria o traficantes de seres humanos y armas.

Los ministros pretenden también acelerar el proceso de aprobación del Registro de Nombres de Pasajeros (PNR, por sus siglas en inglés) a nivel europeo. Desde 2013, la medida está estancada por recelos de algunos países a aprobarla, aunque especialmente ha sido el Parlamento Europeo el que ha pisado más el freno a que saliera adelante. "Estamos convencidos de que la medida se aprobará a finales de este 2015", explican fuentes del Consejo, el órgano que representa a los Veintiocho, que tiene previsto reunirse con la Comisión —el Ejecutivo comunitario— y el Parlamento de aquí a diciembre para que el PNR sea aprobado.

La tercera pata del debate de este viernes se centrará en el control de armas de fuego en territorio de la UE. La Comisión propuso el miércoles endurecer la lucha contra el fenómeno de la relativamente fácil adquisición de armamento en países como Bélgica, cuna y refugio de islamistas en Europa.

Los ministros pedirán además a la Comisión que elabore una propuesta sobre cómo poder acabar con los métodos de financiación del ISIS.

El valor de la información

Varias de las propuestas que este viernes tendrán que debatir los ministros de Interior y Justicia versan sobre la posibilidad de compartir información a nivel europeo, algo que según las fuentes consultadas "no ha funcionado del todo" durante muchos años.

"La inteligencia funciona bajo la estricta reciprocidad", señalaban este jueves fuentes diplomáticas al tiempo que explicaban que ese, el de compartir, era un verbo que no les gusta demasiado.

Tanto el PNR, que previsiblemente saldrá adelante a partir de finales de año, como el intercambio de información con respecto a personas fichadas por la policía —como por ejemplo retornados de hacer la yihad (guerra santa) en Siria— será otro de los puntos a debatir entre los 28 ministros de Interior y otros tantos de Justicia de la UE. Pero no solo.

Europol, casi siete meses después de su anuncio el pasado abril, ha confirmado que a partir del 1 de enero de 2016 pondrá en marcha su Centro de Lucha Contra el Terrorismo (ECTC, por sus siglas en inglés). Será una plataforma en la que los Estados miembros podrán compartir información sobre traficantes ilegales de personas y de armas, financiación del terrorismo y soldados extranjeros que luchan o han luchado en las filas del ISIS.

Más información