Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia restablece los controles fronterizos con 30.000 policías

París deja Schengen en suspenso durante un mes por la Cumbre del Clima

La policía francesa practica desde este viernes por la mañana controles de identidad y registros en todas sus fronteras, una vez que el Gobierno ha dejado en suspenso durante un mes uno de los principales puntos de los acuerdos de Schengen: el libre paso de ciudadanos y mercancías. La excepcional medida ha sido tomada a raíz de la celebración en París de la Cumbre del Clima, que se desarrollará entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre. Uno de los países más afectados es España, de donde parten a diario más de 20.000 camiones hacia Francia.

El Ministerio francés del Interior ha movilizado a más de 30.000 policías para realizar los controles en los 285 puntos principales de entrada en el país, que incluyen no solo carreteras o vías férreas, sino también aeropuertos y puertos. Con esta medida excepcional, los agentes están autorizados a controlar la documentación –pasaportes o documentos de identidad- de quienes pasen la frontera y, si lo consideran necesario, también a inspeccionar vehículos o equipajes.

Desde este viernes, los controles serán aleatorios y no muy numerosos, según aseguran fuentes policiales. Pero serán más sistemáticos y de mayor cantidad entre los días 25 y 29 de noviembre y entre el 8 y el 12 de enero. Esos tramos temporales coinciden con las vísperas de las dos mayores manifestaciones previstas en la capital francesa.

El Ministerio del Interior ha señalado que el extraordinario restablecimiento de los controles fronterizos tiene por objeto detectar potenciales amenazas terroristas, pero sobre todo impedir la llegada a Francia en esos días de activistas violentos. En la protesta del próximo 29, convocada por el movimiento Coalición Clima, se espera la participación de decenas de miles de personas.

A la cumbre acudirán mandatarios, ministros o altos cargos de 196 países y organismos internacionales. El Ministerio de Exteriores ha informado este viernes que ya son 136 los jefes de Estado o de Gobierno que han confirmado su asistencia. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es uno de los que ya lo ha hecho. Para el Ejecutivo francés, la cumbre es el principal evento internacional en París durante los cinco años de mandato del presidente François Hollande.

Los controles tienen como objetivo central impedir el paso a activistas violentos ante las manifestaciones previstas en París

Por la situación geográfica de Francia, la medida afecta a los más importantes países de la Unión Europea, como Alemania, Italia o España, además de Bélgica y Luxemburgo. También a Suiza que, aunque no es miembro de la UE, tiene acuerdos para permitir la libre circulación por sus fronteras. España es uno de los países más afectados porque la mayor parte de las exportaciones al resto de Europa se realizan por carretera. Más de 20.000 camiones españoles cruzan a diario los puntos fronterizos de La Jonquera y Hendaya.

El pasado 28 de octubre, el Gobierno francés comunicó al resto de países de la Unión Europea su decisión de restablecer los controles fronterizos. En la carta enviada a las capitales, se precisaba que a la Cumbre del Clima acudirán al menos 35.000 personas acreditadas: 10.000 representantes de 196 países, incluidos varios jefes de Estado y de Gobierno; 20.000 observadores de organismos internacionales como el Banco Mundial; y 5.000 periodistas.

Los países del espacio Schengen tienen permitido restablecer los controles fronterizos de forma excepcional. En las últimas semanas, lo han hecho varios a raíz de la oleada migratoria. En otras ocasiones, lo han hecho por cumbres políticas o eventos deportivos y solo durante unos días. En esa ocasión, es más excepcional por el amplio periodo de tiempo que cubre. París argumenta que debe cubrir no solo la cumbre en sí, sino también las jornadas preparatorias.

Más información