_
_
_
_

La UE comienza a abordar los barcos que trafiquen con inmigrantes

La operación contra las mafias en Libia actúa en aguas internacionales

Lucía Abellán
Un grupo de migrantes llega al puerto de Trípoli (Libia) tras ser rescatados de un naufragio en septiembre.
Un grupo de migrantes llega al puerto de Trípoli (Libia) tras ser rescatados de un naufragio en septiembre.STR (EFE)

La operación militar de la UE contra las mafias que trafican con refugiados e inmigrantes cambia de nombre y de atribuciones. Los medios desplegados en el Mediterráneo podrán abordar en ahuas internacionales desde este miércoles barcos susceptibles de emplearse para el transporte irregular de extranjeros desde las costas libias hacia Europa. La misión pasa así a una segunda fase -más activa que la anterior, centrada en la recogida de información- que permitirá detener a posibles traficantes y desviarlos de su ruta inicial en alta mar.

Y deja atrás el nombre técnico con que nació en junio –EUNAVFOR MED, que alude a su carácter europeo, naval y Mediterráneo- para adoptar el de Sofía. El nuevo nombre hace referencia a una niña somalí que nació en plena operación de rescate de migrantes que naufragaron en el Mediterráneo y que fueron recogidos por uno de los barcos de esta operación, donde se produjo el nacimiento.

La nueva fase, pese a todo, no permite cumplir el objetivo último de la operación militar: capturar barcos en aguas territoriales libias y neutralizarlos para que no puedan ser empleados en el tráfico de migrantes. Para operar en territorio libio, la UE requiere un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU que no acaba de llegar, pese a que Bruselas creyó tenerlo al alcance de la mano en el mes de junio, cuando arrancó la etapa de recogida de información de este proyecto.

Tanto España –que ocupa ahora una plaza rotatoria del máximo órgano de decisión de Naciones Unidas- como Reino Unido –miembro permanente- han promovido denodadamente la resolución, pero hasta ahora no se ha logrado. Sin ella, los militares deberán limitar su actuación a aguas internacionales.

La otra opción consistiría en contar con una petición expresa de las autoridades libias para entrar en su territorio, una posibilidad que Bruselas contempla, pero solo si existe un Gobierno de unidad que represente a las diferentes facciones que ahora se dividen el país. La ONU lleva tiempo dando señales de que ese Gobierno inclusivo está próximo, pero el proceso se retrasa.

La operación Sofía supone reforzar también el despliegue inicial de cuatro barcos y cinco aviones. Ahora serán siete barcos. España participa con una fragata y un avión de vigilancia marítima, según fuentes diplomáticas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La UE elude aclarar cuánto tiempo se espera que dure esta fase de la operación hasta pasar a la tercera, la más comprometida porque permite entrar en territorio libio para tratar de desmantelar el modelo de negocio de los traficantes. Pero la operación en su conjunto está planificada para un máximo de un año desde que alcanzó el máximo nivel operativo (eso ocurrió en julio) y el verdadero objetivo es poder neutralizar los barcos.

La ruta desde Libia –un país sin Estado- hasta Italia es uno de los principales puntos de entrada de migrantes de la vecindad sur hacia la UE. Aun así, el número de llegadas se ha estabilizado y en los últimos meses ha cedido protagonismo a la vía entre Turquía y Grecia, la más concurrida ahora.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Lucía Abellán
La redactora jefa de Internacional de EL PAÍS ha desarrollado casi toda su carrera profesional en este diario. Comenzó en 1999 en la sección de Economía, donde se especializó en mercado laboral y fiscalidad. Entre 2012 y 2018 fue corresponsal en Bruselas y posteriormente corresponsal diplomática adscrita a la sección de España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_