Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vandalizada una de las misiones de Junípero Serra tras su canonización

Unos desconocidos dañan varias tumbas y tiran una estatua del santo español en la misión californiana de Carmel, donde está enterrado

Una lápida en la misión de Carmel, profanada con pintura marrón. Ampliar foto
Una lápida en la misión de Carmel, profanada con pintura marrón. AP

Unos desconocidos atacaron en la madrugada del domingo varias tumbas de la antigua misión española de Carmel, California, donde está enterrado el fraile San Junípero Serra, apenas tres días después de que este fuera canonizado por el papa Francisco. Según la policía, los vándalos derribaron estatuas y echaron pintura en varias tumbas fuera y dentro de la basílica de la misión. En una de las lápidas escribieron “santo del genocidio”. Una estatua de Serra en el jardín de la misión fue derribada y manchada con pintura. La tumba del santo no ha sufrido daños.

El sargento de policía Luke Powell, citado por el diario Los Angeles Times, afirmó que el suceso está siendo investigado como un crimen de odio, pues los daños solo se han producido en tumbas de caucásicos de descendencia europea y no en aquellas de nativos americanos. La policía de Carmel está analizando vídeos de seguridad.

"Entraron en el cementerio saltando la valla y echaron pintura sobre dos tumbas, carteles con el nombre de Serra y las puertas de la misión", explica Powell al diario local Santa Cruz Sentinel. En el mismo periódico una tribu de la zona que ha protestado contra la canonización, los Ohlone Costanoan Esselen, ha rechazado cualquier relación con los hechos.

Angela Atherton, trabajadora de la tienda de recuerdos de la misión, afirmó por teléfono que la tumba de Serra no ha sido afectada, ya que se encuentra en el interior de la basílica. Los daños se limitan al jardín. Entre las tumbas dañadas está una de las más antiguas que se conservan, un nativo bautizado en la misión llamado Gabriel el Viejo (Old Gabriel) que según la leyenda fue uno de los primeros convertidos por el propio Serra, vivió 151 años y murió a finales del siglo XIX.

El fraile mallorquín Junípero Serra fue canonizado el pasado miércoles en una ceremonia en Washington por el papa Francisco durante su visita a Estados Unidos. Serra llegó a la Alta California a finales del siglo XVIII con el reto de evangelizar a los nativos. Fundó nueve misiones que son las primeras instituciones europeas del estado. En la misión de San Carlos Borromeo del Río Carmelo, origen de lo que hoy es la acomodada ciudad de Carmel (190 kilómetros al sur de San Francisco), falleció en 1784 y allí está enterrado. Se le considera el fundador de California. Al mismo tiempo, algunos descendientes de las tribus originarias de California lo consideran responsable del genocidio de sus antepasados y el fin de la cultura nativa.

Desde que Roma anunció la canonización, grupos de indígenas han hecho oír su voz en California contra el santo. La iglesia, que lo ha presentado como un santo conectado con la comunidad hispana de EE UU, justifica las contradicciones del personaje y afirma que fue un protector de los indios americanos, y que no se puede juzgar a un hombre del siglo XVIII con estándares morales de hoy en día.

La basílica de la misión de Carmel tenía prevista una misa el domingo a las 11 de la mañana para celebrar la canonización. En vez de la misa, llamó a través de su página de Facebook a voluntarios que ayudaran a limpiar los destrozos: "Recemos para que la gente que ha hecho esto se responsabilice de sus actos en este recinto sagrado y busque la conciliación", decía la web.