Desmantelada una imprenta que producía euros falsos en Bogotá

En el taller clandestino había 2,3 millones de euros y más de un millón de dólares

Cinco meses duraron las pesquisas que sirvieron para triangular la información que desde España, Colombia y Estados Unidos ha llevado a desmantelar un taller de impresión clandestino que fabricaba millones de euros, dólares y pesos falsos en Bogotá. En la Operación Aurora fueron detenidos cinco colombianos en la residencia donde funcionaba la imprenta, entre ellos los líderes de la red, que según los investigadores colombianos se identificaban entre los compradores de falsas divisas con los alias de Darío y Giovanna. En esa casa, en una sola habitación, las autoridades encontraron en medio de seis impresoras, 2,3 millones de euros, 1,1 millones de dólares y un poco más de 12 millones de pesos colombianos.

El servicio secreto de Estados Unidos fue el primero que alertó a la Embajada de España en Bogotá sobre la existencia de este grupo de delincuentes que se dedicaban a falsificar billetes en grandes cantidades. Luego, según la Policía Nacional, las averiguaciones quedaron en manos de agentes de la Brigada de Investigación del Banco de España, BIBE, que se encarga de este tipo de delitos no solo a nivel local sino en el extranjero. Esa dependencia judicial trabajó en conjunto con la policía colombiana y con la Europol hasta dar con el paradero de la imprenta y la captura de los falsificadores. En la habitación, la banda estaba equipada con todos los útiles necesarios para la falsificación de distintas monedas, como hologramas, hilos de seguridad, tintas y papel, que según los investigadores en España, dan cuenta de una alta capacidad de producción. El día del allanamiento, los agentes se encontraron billetes de 50, 100 y 500 euros, así como con los troqueles metálicos que se utilizan para el sello de seguridad del billete de 100 euros.

El dinero ingresaba al mercado local y nacional e incluso al sistema de cambio de divisas

La policía colombiana afirma que esta organización no solo fabricaba los billetes falsos sino que traficaba moneda nacional y extranjera valiéndose de diversos mecanismos artesanales y otros de última tecnología. “Recibían los pedidos y luego hacían entregas a domicilio utilizando una motocicleta de su propiedad”, dice un comunicado. Giovanna era la que almacenaba y traficaba la moneda falsificada en los alrededores de su casa.

La banda, según la investigación, tenía clientes que les solicitaban grandes cantidades de billetes falsos, así que el dinero “ingresaba al mercado local y nacional e incluso al sistema de cambio de divisas, afectando de forma inescrupulosa la economía de Colombia”, dice el informe oficial.

No es la primera vez que las policías de Colombia y España trabajan en conjunto para desmantelar este tipo de imprentas. Hace dos años dejaron al descubierto otro taller, también en Bogotá, en el que incautaron medio millón de euros en billetes falsos. En esa ocasión se dijo que el dinero era sacado a Europa a través de envíos postales o con personas de nacionalidad colombiana que después lo distribuían al por menor.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

En 2006, las autoridades allanaron dos viviendas, de nuevo en Bogotá, donde encontraron cinco millones de euros y cuatro millones de dólares falsos. En ese momento, el hallazgo fue considerado el más grande que se había hecho de moneda falsa en todo el mundo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción