Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinados dos periodistas en Estados Unidos que estaban en directo

El atacante se suicida horas después de abatir a tiros a la reportera y el camarógrafo

Momento de la entrevista en que irrumpe un tirador.

Un hombre mató este miércoles a dos personas en un pueblo de Virginia, en la costa este de Estados Unidos. El motivo aparente fue una vieja disputa laboral. A simple vista, sería un suceso más como la treintena de homicidios diarios por disparos que tienen lugar de media en este país. Pero el caso tiene una particularidad: ocurrió en plena emisión en directo de un canal de televisión y el tirador, que luego se suicidó, compartió en Internet un vídeo de su ataque. Las víctimas son periodistas. El último crimen mortal a un informador en EE UU tuvo lugar en 2007.

Eran alrededor de las 6.45 de la mañana de este miércoles en Moneta, un pueblo del Estado de Virginia. La reportera de televisión Alison Parker estaba entrevistando en directo, en una zona al aire libre en un centro comercial, a una representante de la Cámara de Comercio regional que le hablaba de la importancia de unir a la comunidad para impulsar el desarrollo económico.

El tirador, que trabajó en ese canal, cuelga en Internet un vídeo de su ataque

Y de golpe, se oyen varios disparos, según revela la grabación de la cadena local WDBJ. Parker empieza a gritar. A continuación, las imágenes son confusas y muestran el suelo del lugar entre nuevos disparos y gritos desesperados. A los pocos segundos, retoma la conexión una presentadora atónita en los estudios del canal.

Parker, de 24 años, y Adam Ward, el camarógrafo de 27 que grabó la perturbadora escena, murieron en el acto. El principal sospechoso es Vester Lee Flanagan, de 41 años, que falleció por disparos autoinfligidos tras tratar de suicidarse. Es un exreportero de esa cadena televisiva, al que este miércoles detuvo la policía y murió poco después en un hospital.

La mujer que estaba siendo entrevistada resultó herida. Es Vicki Gardner, directora de la Cámara de Comercio de la región de Smith Mountain Lake. El motivo de la entrevista era el 50º aniversario de la Cámara.

Alison Parker y Adam Ward
Los dos periodista fallecidos AFP

Flanagan dejó de trabajar hace dos años en la cadena local de Moneta, de 11.000 habitantes y a 350 kilómetros al suroeste de Washington, en la Costa Este de EE UU. Los primeros indicios sugieren que decidió atacar a Parker y Ward por una vieja rencilla laboral.

El director de WDBJ, Jeffrey A. Marks, explicó que, antes de abandonar molesto el canal, hizo “algunas acusaciones” sobre su trato laboral, pero no dio detalles. Marks dijo creer que el presunto asesino no había hecho “amenazas activas” contra el canal o sus trabajadores, pero sugirió cierta incomodidad por el hecho de que siguiera viviendo en ese municipio.

Tras perpetrar su sin razón, Flanagan, que es negro, decidió compartir y justificar sus disparos. En un perfil en Twitter bajo el nombre de Bryce Williams, el que utilizaba como reportero televisivo, escribió que había presentado una queja de discriminación laboral y que Parker hizo "comentarios racistas" sobre él. También sugirió que Ward habló mal de él ante el departamento de recursos humanos del canal. Parker y Ward eran blancos.

Vester Lee Flanagan - Bryce Williams ampliar foto
Vester Lee Flanagan

Tras el tiroteo, mandó un escrito de 23 páginas a la cadena ABC, en que aseguraba haber sufrido discriminación racial y sexual en el trabajo por ser un hombre homosexual negro. Explicaba que su “ira” ya llevaba tiempo acrecentándose, pero que el punto de inflexión fue la matanza en junio de nueve negros en una iglesia de Charleston (Carolina del Sur) por disparos de un joven blanco. El supuesto asesino había formulado quejas parecidas en empleos anteriores.

Flanagan colgó también en Facebook un vídeo del momento del tiroteo grabado con una cámara que llevaba consigo. En el vídeo, se le ve andando con calma hacia Parker, empuñando una pistola corta y descerrejándole varios tiros en la cabeza en plena conexión en directo en un balcón del Bridgewater Plaza, un centro comercial y recreativo a las afueras de Moneta.

Unas cinco horas más tarde, la policía localizó al sospechoso a bordo de un coche de alquiler en una autopista. Flanagan aceleró al ver a los coches policiales. A los pocos minutos, perdió el control de su vehículo. La policía lo encontró gravemente herido por disparos autoinflingidos.

Parker y Ward habían nacido en la zona de Moneta. La reportera había empezado a trabajar en la cadena hace cuatro años. Los dos tenían previsto casarse en los próximos meses con otros empleados del canal.

En 2013, el último año con datos disponibles, un total de 11.208 personas fallecieron en homicidios por disparos en EE UU, según las estadísticas del Centro de Control de Enfermedades. Eso supone una media de 30 al día, y de 3,5 muertos por cada 100.000 habitantes. No hay datos concretos sobre asesinatos, como sería el caso de Virginia al haber actuado, como todo indica, con premeditación.

Al menos cinco periodistas han sido asesinados en EE UU desde 1992, cuando se inicia el registro del Comité de Protección a Periodistas. El último caso tuvo lugar en 2007 cuando el director del diario Oakland Post murió de un disparo. Este año, ha habido al menos 39 asesinatos de periodistas en el mundo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información