Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama pierde un apoyo clave en el Congreso para su pacto con Irán

El senador demócrata y judío Chuck Schumer anuncia su oposición al acuerdo nuclear

El senador demócrata Chuck Schumer
El senador demócrata Chuck Schumer AFP

“He decidido que debo oponerme al acuerdo”. Con estas palabras, el senador demócrata Chuck Schumer le propinaba la noche del jueves al presidente estadounidense, Barack Obama, uno de los golpes más duros en sus intentos de convencer al Congreso para que dé su visto bueno al pacto nuclear con Irán.

Porque Schumer no es un legislador cualquiera: el veterano senador de Nueva York probablemente será el próximo líder de los demócratas en el Senado. Y es judío, con lo que su respaldo era considerado clave para frenar la intensa campaña emprendida por Israel contra el acuerdo.

El Comité de Asuntos Públicos Americano Israelí (AIPAC), considerado el lobby judío más influyente de Washington, se opone radicalmente al texto y llama a votar en contra. El embajador de Israel en EE UU también ha informado a los legisladores de la posición de su país. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha calificado el acuerdo de “error de proporciones históricas”.

Si Schumer se hubiera visto cómodo con el pacto y capaz de jugársela políticamente por apoyarlo, habría sido un ejemplo para los legisladores aún indecisos.

El Congreso tiene hasta mediados de septiembre para pronunciarse sobre el pacto. El problema no está en un bando republicano con mayoría en las Cámaras que ha prometido votar en contra. La preocupación de la Casa Blanca es asegurarse el puñado de votos de sus propio partido que podían hacer descarrilar el que seguramente es el mayor logro en política exterior de la era Obama.

El presidente ha prometido que vetará una resolución negativa. Pero el Congreso puede imponerse al veto con una mayoría reforzada de dos tercios. Es ahí donde las dudas de algunos demócratas pueden inclinar la balanza, y por eso preocupa la decisión del influyente Schumer, aunque la Casa Blanca trató de restarle importancia este viernes.

Aunque “decepcionante”, el portavoz de Obama, Josh Earnest, aseguró que la decisión de Schumer “no ha sorprendido demasiado” en la Casa Blanca. Y subrayó que tampoco cambia la “confianza” de Obama en que conseguirá una “sustancial mayoría” de demócratas que respalden el acuerdo “o, de ser necesario, para defender el veto presidencial”. En este sentido, recordó el creciente número de respaldos públicos que el pacto iraní ha recibido desde que Obama pronunciara un discurso clave para defenderlo este miércoles en la American University, en el mismo escenario donde John F. Kennedy, en plena Guerra Fría, había argumentado medio siglo antes a favor de la diplomacia para evitar una escalada nuclear con la Unión Soviética.

Pero el rechazo de Schumer, que también se conoce tras el discurso presidencial, no se ha producido, como ha denunciado Obama en otros casos, por desconocimiento. El demócrata se tomó tres semanas para analizar con detenimiento el plan firmado en julio en Viena y escuchar todos los argumentos que la Casa Blanca ha esgrimido tanto a puerta cerrada como públicamente.

Su conclusión llegó en un artículo de más de 1.600 palabras publicado justo cuando los candidatos presidenciales republicanos celebraban la noche del jueves su primer debate, en el que también criticaron el acuerdo con Irán aunque con muchos menos argumentos.

“Rechazaré el acuerdo no porque crea que la guerra es una opción viable o deseable, ni para desafiar el camino de la diplomacia. Lo haré porque creo que Irán no va a cambiar y que con este acuerdo será capaz de lograr su doble meta de eliminar las sanciones y retener su poder nuclear y no nuclear”, explicó Schumer. El congresista Elliot Engel -demócrata y judío como Schumer- también anunció el jueves su rechazo al pacto.

Desde Vietnam, el secretario de Estado, John Kerry, dijo que respeta la decisión de los legisladores, pero subrayó que “el rechazo no es una política de futuro” porque “no ofrece ninguna alternativa”.