Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morales acusa al cónsul chileno de desestabilizar su Gobierno

El presidente boliviano acusó al diplomático de reunirse con dirigentes opositores. Bachelet: “Sus dichos no son aceptables”

Bolivia
Manifestación en La Paz el pasado 3 de agosto. REUTERS

Las difíciles relaciones entre Bolivia y Chile llegan a su peor momento en décadas, después de que el presidente boliviano Evo Morales afirmara en una entrevista con el diario El Deber que podría expulsar al cónsul de Chile en Bolivia, Milenko Skoknic, por reunirse con autoridades y dirigentes opositores. Ya lo hizo en 2008 con el embajador de EE UU por las mismas razones.

El ministro de Gobierno boliviano, Carlos Romero, confirmó la acusación del presidente contra el cónsul, aunque de modo más mesurado, y señaló que no daría detalles que Chile pudiera usar en contra de la demanda boliviana.

A través de su canciller, Heraldo Muñoz, Chile respondió: “Nos vemos en La Haya”. El ministro de Relaciones Exteriores chileno había ofrecido en julio restablecer relaciones diplomáticas con Bolivia, pero Morales aceptó con la condición de que tuvieran un plazo de cinco años y fueran supervisadas por El Vaticano, una exigencia que Chile rechazó. El canciller chileno indicó que las nuevas acusaciones del presidente boliviano contra el cónsul no le extrañan: “Pero todo tiene un límite”. “Que la Corte de La Haya tome nota y que el Papa tome nota: nuestro ofrecimiento de diálogo es respondido por una amenaza de expulsión de nuestro cónsul general”, indicó el canciller Muñoz.

La respuesta chilena fue secundada horas después por la propia presidenta chilena, Michelle Bachelet, que señaló que “no son aceptables” los dichos de Morales contra el cónsul chileno. “Hoy más que nunca América Latina requiere y necesita de la unidad, del diálogo y de la cooperación para enfrentar los desafíos del desarrollo". Por tanto, no creemos que tengan cabida declaraciones o actitudes que no contribuyan justamente a ese clima”, indicó la mandataria socialista.

El presidente de la Comisión de Exteriores del Senado chileno, Francisco Chahuán, calificó la declaración como “un arrebato que pone a Morales al borde del delirio”, mientras que la oposición boliviana pidió a Morales que probase la supuesta conspiración diplomática. Skoknic, hasta la fecha, se mantiene en La Paz.

No es la primera declaración de este tipo de Morales, aunque sí la más grave. Hace unas semanas acusó a Chile de estar detrás de la huelga de la región de Potosí —que duró un mes— para, según el mandatario, sabotear su campaña internacional de reivindicación de una salida al mar para su país.

Según Bolivia, Chile ha ofrecido varias veces habilitarle una salida al océano

Según Bolivia, Chile ha ofrecido varias veces habilitarle una salida al océano, por lo que ahora tiene derecho a esperar que cumpla su palabra. El caso está en La Haya, todavía en su fase previa, ya que Chile objetó la competencia de esta Corte, quien responderá a la objeción en noviembre.

La escalada de tensión entre ambos países se origina tanto en los ataques de Morales como en la rutina de la cancillería chilena de responder públicamente a cada alusión.