Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dictador Habré arremete “contra el imperialismo” en el inicio de su juicio

El juicio se aplaza a septiembre y el tribunal nombra abogados de oficio para el acusado

Hissène Habré llega al tribunal de Dakar (Senegal), el 20 de julio de 2015.
Hissène Habré llega al tribunal de Dakar (Senegal), el 20 de julio de 2015.

El histórico juicio contra el dictador chadiano Hissène Habré, en el que se le juzga en Dakar por crímenes de guerra, contra la Humanidad y torturas, comenzó este lunes a trompicones y con polémica después de que el propio acusado fuera desalojado a la fuerza de la sala, a donde había sido llevado contra su voluntad, mientras lanzaba gritos contra "el imperialismo" y calificando el proceso de "farsa montada por los políticos corruptos senegaleses". Este martes, la vista ha quedado aplazada hasta septiembre.

Habré, de 72 años y vestido con un bubu y turbante blancos, estaba rodeado en la primera sesión de agentes de la Policía Penitenciaria y sentado en primera fila de la sala 4 del Palacio de Justicia de Dakar, hasta donde fue trasladado desde la prisión de Camp Manuel en la que está recluido desde 2013. Los incidentes comenzaron poco antes de las diez de la mañana cuando dos jóvenes que estaban sentados junto a los familiares de Habré, que cuentan con un espacio reservado en la sala, comenzaron a gritar contra el proceso y a amenazar a los presentes diciendo que "toda África pagará por esta farsa".

En ese preciso instante, el propio Habré se levanta y comienza también a gritar hasta que es desalojado por la fuerza por los propios agentes, lo que provocó que la inauguración oficial del juicio tuviera lugar sin el único acusado presente en la sala ni tampoco sus abogados defensores, que rechazaron participar en un juicio que calificaron de "proceso político bajo una jurisdicción fantasma que se celebra en el Palacio de la Injusticia".

Posteriormente, el presidente del tribunal, el juez burkinés Gberdao Gustave Kam, envió a un funcionario a reclamar "sin ningún tipo de violencia" la presencia de Habré en la sala, pero este se negó a acudir diciendo que "las Cámaras Africanas Extraordinarias, a las que yo llamo Cámaras Administrativas Extraordinarias, son ilegítimas e ilegales. Quienes se presentan como jueces no lo son sino simples funcionarios llevando a cabo una misión política. Me encuentro ilegalmente detenido por un acto de secuestro y no voy a responder ante ninguna cámara administrativa cuyos actos son ilegales". Ante esta respuesta, el juez decidió suspender el juicio hasta el día siguiente y ordenar que Habré "sea conducido por la fuerza pública ante el tribunal".

Este martes, el juicio ha sido definitivamente aplazado hasta el próximo 7 de septiembre. Así lo decidió el tribunal tras designar a tres letrados del turno de oficio debido a la incomparecencia de los abogados del exmandatario, que no reconoce la legitimidad de este proceso. La nueva defensa de Habré solicitó un plazo de 45 días para preparar el caso y, a pesar de las reticencias de la Fiscalía y de la oposición de las víctimas, el tribunal acordó concedérselo tal y como establece la legislación.

Los incidentes vividos en la sala 4 del Palacio de Justicia de Dakar el día anterior coinciden con la estrategia de la defensa de Habré, que considera a las Cámaras Africanas Extraordinarias creadas a iniciativa de la Unión Africana incompetentes para juzgar al dictador chadiano. François Serres, abogado defensor, aseguró que "estamos ante un acto de manipulación por parte de las ONG de Derechos Humanos, Francia, Estados Unidos y la Françafrique y financiado por el actual Gobierno de Chad, cuyo presidente, Idriss Déby, quiere quitar de en medio a un adversario". Los abogados de Habré criticaron que se le obligue a asistir al juicio. De hecho, este martes no han acudido a la sala. "Somos nosotros quienes elaboramos la estrategia de la defensa, tiene derecho a no comparecer", dijo Ibrahima Diallo, otro de sus abogados.

Durante la sesión inaugural, Jacqueline Moudeina, abogada que representa a 4.445 víctimas que componen la parte civil, aseguró que "estamos ante un juicio histórico, el mundo nos observa y la tarea es inmensa". La letrada, que hace años sufrió un atentado que le ha dejado graves secuelas por defender a los supervivientes del régimen de Habré, se mostró muy emocionada ante la apertura del proceso, "este juicio se lleva a cabo en nombre de la Humanidad, esa humanidad que Habré negó a sus víctimas", dijo.

Una comisión de investigación concluyó que el régimen de Habré asesinó a unas 40.000 personas y torturó de manera sistemática a otras 200.000 entre 1982 y 1990. Desde su caída y exilio en Dakar, las víctimas iniciaron una lucha para tratar de llevarle ante la Justicia, lo que desembocó en una serie de denuncias presentadas en distintas instancias hasta que, finalmente, fue detenido y encarcelado en Dakar en 2013 en aplicación del principio de justicia universal. Por primera vez, un dictador africano está siendo juzgado en el continente en aplicación de este principio.

Más información