Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro militares asesinados en un tiroteo en Chattanooga, Tennessee

El agresor ha sido identificado como un estadounidense de origen kuwaití

Tennessee: 4 militares asesinados
Agentes en uno de los lugares atacados en Chattanooga AP

Un tiroteo contra dos instalaciones militares Chattanooga, en el estado de Tennessee (EE UU), dejó este jueves un saldo de cinco muertos: cuatro marines y el agresor, abatido a tiros, que el FBI ha identificado como Muhammad Youssef Abdulaziz, de 24 años. Según medios norteamericanos, se trata de un hombre nacido en Kuwait aunque naturalizado estadounidense y residía en el área donde realizó la matanza.

El FBI no ha encontrado lazos entre el atacante y ninguna organización terrorista internacional. Los investigadores aún están buscando los motivos del ataque perpetrado a última hora de la mañana en estos dos centros militares. La web Site, que se especializa en análisis de mensajes extremistas, dijo que Abdulaziz mantenía un blog en el que esta misma semana escribió al menos dos mensajes centrados en el islam. En uno describía además su vida como "corta y amarga". También afirmó que los musulmanes no deberían "perder oportunidad de entregarse a Alá", destacó The New York Times.

La fiscal general del país, Loretta Lynch, ha ordenado una "investigación de seguridad nacional" que estará dirigida por el FBI y en la que participarán diversas agencias, incluidos el Departamento de Justicia y la comunidad de inteligencia, para aclarar este "odioso ataque contra militares".

Los acontecimientos fueron seguidos de cerca durante toda la jornada por el presidente, Barack Obama, quien pasó buena parte del día en Oklahoma. A su regreso a la Casa Blanca, y tras ser informado personalmente por el director del FBI, James Comey, y por su equipo de seguridad, Obama dijo en unas declaraciones desde el Despacho Oval que todo apunta a que el agresor actuó solo, pero anunció que se ha aumentado la vigilancia de todas las instalaciones militares en todo el país “hasta que sepamos qué pasó”.

“No se ha determinado si fue un acto de terrorismo o un acto criminal”, dijo el agente especial del FBI asignado al caso, Ed Reinhold, ante la prensa. En el doble ataque resultaron heridas tres personas. Se trata de un policía, un marine y un marinero, según confirmó la Marina en la noche. El fiscal federal de Tennessee, Bill Killian, había dicho durante la misma comparecencia que el caso estaba siendo tratado como un acto de “terrorismo interno” hasta que se probara lo contrario, aunque luego matizó sus palabras.

La agencia Reuters citó a fuentes de la investigación según las cuales se estaba investigando si el ataque había podido estar inspirado por el Estado Islámico o algún otro grupo terrorista. Por el momento sin embargo, aunque en algunas cuentas en redes sociales asociadas a grupos extremistas se celebraba el ataque, ninguna organización extremista se ha atribuido la autoría del mismo, destacó la directora de Site, Rita Katz. Abdulaziz además no parecía estar en el radar de las autoridades estadounidenses que rastrean las redes en busca de posibles contactos extremistas.

También el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, pidió “cautela” ante la gran cantidad de “informaciones sin confirmar y probablemente falsas” sobre el incidente. No obstante, anunció que también se ha aumentado el nivel de seguridad en algunos edificios federales, “por precaución”.

Los tiroteos tuvieron lugar en una oficina de la Marina y en un centro de reclutamiento, confirmó el Pentágono. Ambas instalaciones están a una distancia de unos diez kilómetros. El agresor, según varios testigos citados por la CNN, iba armado con un fusil y primero abrió fuego desde un coche descapotable contra el centro de reclutamiento, situado junto a un centro comercial. Después, se dirigió en el vehículo hacia el otro edificio, un centro compartido por la Marina y el Cuerpo de Marines al que, entre otros, los reservistas acuden para realizar entrenamientos. Fue en este segundo tiroteo en el que Abdulaziz mató a los cuatro marines. El Pentágono, que confirmó el número de víctimas, no dio más detalles sobre sus identidades hasta que las familias sean informadas y se tengan más datos sobre el ataque, aunque las más altas autoridades condenaron el acto.

"Un ataque en casa, en nuestra comunidad, es insidioso e inconmensurable", afirmó el secretario de la Marina, Ray Mabus, en un comunicado. También el jefe del Pentágono, Ash Carter, envió sus condolencias a los familiares de las víctimas de este "acto de violencia sin sentido". "Resulta demoledor que personas que sirven a su país mueran de esta manera", coincidió Obama.

El jefe de la policía local de Chattanooga, Fred Fletcher, había descrito el ataque contra los marines como “brutal y descarado”. El agresor iba fuertemente armado, agregó. Imágenes de los centros atacados mostraban numerosos agujeros de bala en los cristales y el interior de los dos recintos atacados.

Pasadas varias horas del ataque, el móvil del mismo seguía siendo un misterio, aunque poco a poco se conocía algo más del autor, un joven que según la agencia AP se licenció en ingeniería eléctrica en la Universidad de Chattanooga en 2012 y que también realizó sus estudios de secundaria en la zona. La casa donde se presume vivía el agresor fue registrada y dos mujeres fueron sacadas, esposadas, de la vivienda. Una mujer que fue al mismo instituto que Abdulaziz dijo al diario local Chattanooga Times Free Press que era un joven "amable y divertido" que parecía proceder de una "familia cualquiera de Chattanooga".