Hágase una foto dentro de la Casa Blanca y tuitéelo, ya se puede

La utilización de cámaras durante los tours estaba prohibida desde hacía 40 años

Michelle Obama rompiendo el cartel de la prohibición.
Michelle Obama rompiendo el cartel de la prohibición.instagram

Visitar el interior de la Casa Blanca en Washington era una cita obligada para muchos turistas, pero estos debían abrir bien los ojos, grabar cada detalle en su mente y agilizar su memoria fotográfica ya que estaba prohibido el uso de cámaras. Este miércoles esta restricción, que existía desde hacía 40 años y que también prohibía el uso de redes sociales, ha quedado eliminada y se ha invitado a los visitantes a compartir sus fotos en Twitter usando el hashtag #WhiteHouseTour.

Más información

Michelle Obama anunciaba en su cuenta de Instagram: "¡Grandes noticias! Desde hoy [por este miércoles] levantamos la prohibición de las cámaras de fotos en el tour de la Casa Blanca. ¡Los visitantes pueden ahora hacer fotos y guardar esos recuerdos para toda la vida!".

El mensaje estaba acompañado de un vídeo de unos segundos en el que la primera dama rompe el cartel de 'No permitidas fotos o redes sociales' que antes se podía ver durante la visita.

La Casa Blanca ha dicho que la prohibición se puso en marcha hace más de 40 años para limitar el daño que el antiguo flash de las cámaras podía hacer en el arte, según informa la oficina de la primera dama. No dan una fecha exacta de cuando entró en vigor esta normativa, pero los avances tecnlológicos en el flash led han hecho posible este cambio.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Sin embargo, algunas cámaras y accesorios tales como los palos de selfie quedarían todavía prohibidos, junto con las cámaras de vídeo, cámaras con lentes desmontables, tabletas, trípodes y monopies. Se permitirán cámaras de teléfonos y cámaras compactas todavía con una lente de no más de 3 pulgadas (7,6 cm).

Esta relajación de la norma coincide con una nueva medida de seguridad que rodea a la mansión Ejecutiva: una valla con picos en la parte superior para evitar posibles intrusos. Los filos de metal serán atornillados encima de la verja de hierro como una medida temporal hasta que las autoridades monten una estructura más permanente el año próximo. El cambio fue provocado por las brechas de seguridad en la Casa Blanca, incluyendo una intrusión de septiembre, cuando un hombre escaló la valla y corrió por la mansión.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50