Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

India y China lideran los compromisos de fondos para reconstruir Nepal

Los donantes ya han prometido 4.400 millones de dólares de los 6.700 que necesita el país

La ministra de Exteriores india, en la conferencia de donantes.
La ministra de Exteriores india, en la conferencia de donantes.

Nepal anunció en una conferencia internacional en Katmandú que necesita 6.700 millones de dólares para recuperarse de los dos terremotos que destrozaron el país hace ya dos meses, dejando casi 9.000 muertos y 800.000 casas destruidas o dañadas. En la conferencia, los países donantes anunciaron ayudas por más de 4.400 millones de dólares (unos 3.900 euros), la mitad en donaciones y la otra mitad en crédito. India, con 1.000 millones de dólares (893,65 millones de euros), y China, con 483 millones (431,25 millones de euros), encabezan los compromisos de fondos para la recuperación de Nepal presentados por países y organismos internacionales.

“Los países vecinos son precisamente grandes potencias de Asia. Nepal está en medio y es muy estratégica para los dos, así que con la ayuda a Nepal están compitiendo por tener influencia”, explica Chintamani Mahapatra, un reconocido profesor del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad india JNU. Nueva Delhi ha sido históricamente el socio estratégico de Katmandú: da paso a la mercancía de Nepal para que llegue a otras partes del mundo, en su territorio trabajan miles de nepalíes, hay mucha industria india en el país de los Himalaya. Por otra parte, desde los ochenta, China muestra cada vez más interés en el país vecino, en el que ha construido carreteras, explica el investigador. “Lo más coherente para Katmandú es que continúe neutral, sin alinearse con ninguno de estos países, y así seguir recibiendo ayuda de varias partes”, dice.

Para el Gobierno y los asistentes, la conferencia fue considerada un éxito. En primer lugar, porque logró reunir a representantes de 60 países y organizaciones. Pero también por el monto recaudado. La idea inicial de celebrar una conferencia de este tipo fue de Japón, pero su propuesta era que tuviera lugar en septiembre y Nepal necesita el dinero cuanto antes. Después, Narendra Modi, el primer ministro de India, propuso celebrarla en su país. “Fue todo un triunfo de la diplomacia decirle a Modi que no y que tanto China como India vinieran y apoyaran la causa”, explica Kanak Dixit, analista político.

Además de India y China, durante la conferencia se comprometieron a ayudas por 600 millones de dólares del Banco de Desarrollo Asiático, 500 millones del Banco Mundial, 130 millones de Japón, 113 millones de la Comisión Europea. Otros países también contribuyeron.

El Gobierno de Nepal ha afirmado que todas las ayudas se canalizarán a través de una comisión que se creará específicamente para la reconstrucción. La idea es que sea apolítica y que responda directamente ante el primer ministro. Esta comisión se encargará de asignar proyectos y otorgar el dinero. Ahora la atención se centra en quién será nombrado presidente.

El día de la conferencia, la ONU recordó que todavía hay 2,8 millones de afectados por los terremotos que requieren aún la ayuda más básica para sobrevivir, y que ellos deben seguir siendo la prioridad. “La ayuda y la recuperación a tiempo son los prerrequisitos para que la reconstrucción sea exitosa. La comunidad humanitaria va a seguir apoyando al Gobierno en su esfuerzo de paliar las necesidades humanitarias que todavía no se han cubierto”, aseguró en un comunicado Jamie McGoldrick, coordinador de la ONU en Nepal. Gran parte de los afectados todavía necesitan refugio, comida o servicios médicos. Vivir al aire libre es un peligro añadido cuando ya ha llegado el monzón, lo cual dificulta que la población se proteja de las lluvias torrenciales y del frío. El representante de la ONU asegura que los fondos para la ayuda humanitaria son independientes de los que se den para la recuperación. Las organizaciones de Naciones Unidas sólo han recibido el 36% de los 422 millones que pidieron para la emergencia.

Más información