Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un vídeo irrumpe en el debate sobre el ‘caso Lambert’ y el derecho a morir

Familiares y amigos que defienden mantenerlo con vida difunden imágenes polémicas

Partidarios de no retirar la alimentación artificial a Vincent Lambert muestran carteles con su nombre y su imagen, el 5 de junio en Estrasburgo.
Partidarios de no retirar la alimentación artificial a Vincent Lambert muestran carteles con su nombre y su imagen, el 5 de junio en Estrasburgo. AFP

Los defensores de mantener con vida a Vincent Lambert, paciente francés en estado vegetativo desde hace siete años, han difundido un vídeo para intentar demostrar que ni está enfermo ni está terminal. Las imágenes las rodó Emmanuel Guépin, un amigo de la infancia, aparentemente el mismo día en que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminaba, el viernes pasado, que es lícito retirar la alimentación y la hidratación artificiales a Lambert. El vídeo, publicado el martes por la revista Familia Cristiana, ha conmocionado a los partidarios de dejarle morir. El Consejo Superior del Audiovisual francés ha abierto una investigación por lo que puede constituir un ataque a la dignidad humana.

No es la primera vez que se ven imágenes, aunque solo fotográficas, de Vincent Lambert, postrado en una cama de un hospital de Reims, sin expresión facial y las manos deformadas por la parálisis. Quedó tetrapléjico y en estado vegetativo en septiembre de 2008 en un accidente de tráfico. Con el vídeo, parte de la familia y de los amigos de Lambert tratan de demostrar lo que siempre han mantenido: que el enfermero de 38 años es solo un discapacitado. Este, sin embargo, según aparece en las imágenes, solo abre y cierra los ojos, sigue con la mirada a uno de sus cuñados y traga saliva. Son reacciones todas ellas, según el médico que le atendió hasta el año pasado, Éric Kariger, propias de una persona en su estado que no interactúa con el exterior, sino que reacciona de manera automática.

La esposa del paciente, Rachel Lambert, y seis de sus hermanos han testificado y defendido que Vincent no deseaba que se le prolongara la vida en caso de verse en tal situación, si bien no dejó tal deseo por escrito. Sus testimonios, además de los informes médicos, sirvieron al Consejo de Estado el año pasado para dictaminar que se podía desconectar a Lambert. El Tribunal de Estrasburgo ha corroborado esa decisión. Pero los perdedores del pleito no están dispuestos a rendirse, como anunció Viviane Lambert, madre del paciente y católica tradicionalista, tras conocer el veredicto europeo.

Rachel Lambert ha dicho hoy estar “consternada” por las imágenes difundidas. “No aporta ningún elemento nuevo”, ha añadido a France Presse. Los abogados de los padres de Lambert insistieron en los días previos al dictamen europeo que el paciente había empezado a deglutir. Kariger asegura que tal cosa no es novedad. “Traga su propia saliva desde el principio. Si no ya se habría ahogado”. En cuanto a las imágenes ahora ofrecidas, asegura haber llorado al comprobar la manipulación que se está haciendo de este asunto. Bernard Devalois, jefe de la unidad de cuidados paliativos de Pontoise, ha asegurado a la cadena de televisión BFM sentirse “escandalizado”.

La división familiar en torno a este asunto y la ausencia de testamento vital presagia una batalla aún duradera. Así viene a demostrarlo también este vídeo. La salida de Kariger del hospital de Reims, el año pasado, tras denunciar el acoso del “integrismo católico”, puede que obligue ahora al hospital a reiniciar el proceso para tomar la decisión colegiada necesaria para dejar morir a Lambert. En ello confían ahora los padres del paciente, que, además, quieren trasladarle a otra institución en la que intentar rehabilitarle, a pesar de que los informes médicos constatan lesiones cerebrales graves e irreversibles.