Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las primarias en Buenos Aires dan aliento a la oposición

El partido de Macri roza el 50% en la capital y el kirchnerismo queda tercero

PASO 2015: primarias en Buenos Aires
El candidato presidencial Macri, este domingo en Buenos Aires. REUTERS

Al entrar a Buenos Aires desde la autopista Panamericana, un cartel saluda a los automovilistas: “bienvenidos a la ciudad de todos los argentinos”. En pocos países, y menos uno como Argentina, octavo en extensión del planeta, tiene tanta importancia la capital. Buenos Aires domina completamente la escena política, cultural y deportiva. Por eso las primarias de esta ciudad se han seguido en los medios de forma desproporcionada, muy por encima de elecciones provinciales donde se repartía en teoría más poder. Ese resultado clave, muy esperado, ha dado un gran aliento a la oposición con una victoria aplastante del partido de Mauricio Macri, la gran alternativa al peronismo en las elecciones de octubre, que rozó el 50%.

Macri, actual alcalde de Buenos Aires que se hizo famoso por su gestión al frente del club Boca Juniors, estaba tan eufórico que hasta se marcó un baile en la fiesta electoral de su partido con las televisiones en directo. No solo su partido arrasó. Además, su candidato, Horacio Rodríguez Larreta, le ganó con claridad a su rival interna en las primarias del PRO, Gabriela Michetti, con un 28,7% frente a un 19%. Michetti en principio era más conocida y apoyada, pero Macri apostó por Larreta y sus votantes le hicieron caso, en una clara exhibición de poder. “No tengamos miedo, no nos resignemos, merecemos vivir mejor, podemos vivir mejor”, dijo un Macri exultante.

Casi tan relevante como este buen resultado para Macri fue el hecho de que Martín Lousteau, un joven político con mucha proyección que fue durante unos meses ministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner, ahora opositor al kirchnerismo desde un espacio socialdemócrata, logró un excelente resultado. Con el 60% del escrutinio realizado, el partido de Lousteau lograba imponerse al kirchnerismo, que se quedaba en tercer lugar con su líder en la ciudad, Martín Recalde, presidente de Aerolíneas Argentinas y representante de La Cámpora, el grupo de jóvenes de máxima confianza de la presidenta Fernández de Kirchner. Contra pronóstico, el partido de Lousteau ganaba al kirchnerismo con un 22,15% frente a un 18,8%. Esta formación del joven político tiene un pacto con Macri para las presidenciales, de manera que sus votos se sumarían y alcanzararían el 70% de la ciudad de Buenos Aires, con tres millones de habitantes.

Este resultado, sumado al de la votación, esta sí definitiva, en la provincia de Neuquén, al sur, donde ganó un partido local, el Movimiento Popular Neuquino, que gobierna allí desde hace 50 años, muestra que la batalla electoral que concluye el 25 de octubre con las presidenciales está muy abierta. En Neuquén, clave desde el punto de vista económico porque es allí donde está el yacimiento de Vaca Muerta, uno de los más importantes del mundo de petróleo y gas no convencional, el kirchnerismo fue tercero con un 33%.

Lo que sí parece claro es que cada uno se refuerza en sus feudos, y en la mayoría de las elecciones se está votando por la continuidad de los que ya están a no ser que toda la oposición se una. Estos comicios muestran que estar en el poder ayuda mucho a ganar las elecciones sobre todo en un momento como el actual, donde las encuestas detectan una cierta sensación de bienestar económico de los argentinos. En cualquier caso las cosas están tan poco claras que anoche había fiestas electorales y entusiasmo en todos los partidos, cada uno buscaba algo que celebrar.