Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU incorpora los ciberataques a su programa de sanciones

Obama aprueba un decreto para poder penalizar a piratas informáticos en el extranjero

Obama, el martes en el Despacho Oval.
Obama, el martes en el Despacho Oval. AP

Aquellas personas o grupos que participen en ataques cibernéticos contra Estados Unidos podrán ser sancionadas del mismo modo que lo son quienes colaboran con la injerencia rusa en Ucrania o con el régimen sirio. En un reflejo de su creciente preocupación por las amenazas virtuales, la Casa Blanca incorporó este miércoles la ciberseguridad a la diplomacia de sanciones que aplica en todo el mundo.

El presidente Barack Obama aprobó una orden ejecutiva, que no requiere del voto del Congreso, que permite por primera vez imponer penalizaciones a los individuos o grupos ubicados fuera de EE UU que perpetren ataques o espionajes cibernéticos “maliciosos” que supongan una “amenaza significativa” a la seguridad nacional, la política exterior, la economía o la estabilidad financiera de la primera potencia mundial.

Esas actividades podrán ser consideradas a partir de ahora una “emergencia nacional”, basándose en una ley de 1977. El Departamento del Tesoro podrá congelar los activos de esas personas o entidades en EE UU e impedir determinadas transacciones financieras con compañías estadounidenses, siguiendo el mismo patrón que en las sanciones diplomáticas convencionales.

Los autores de ataques cibernéticos podrán ser sancionados del mismo modo que lo son quienes colaboran con la injerencia rusa en Ucrania o con el régimen sirio

Pero la orden ejecutiva acota el margen de actuación: no todos los piratas informáticos corren el riesgo de ser penalizados sino que debe de haber intencionalidad y efectos relevantes en esas actividades, como dañar infraestructura crítica, usar secretos comerciales con fines ventajosos o robar fondos.

El nuevo marco de sanciones pretende compensar un vacío legal, según dijo a la prensa el asesor de ciberseguridad de la Casa Blanca, Michael Daniel. Y supone la última de una serie de medidas del Gobierno Obama para tratar de mejorar su capacidad de respuesta ante ataques informáticos. En los últimos meses, han sufrido incursiones los servidores de la multinacional Sony por parte, según Washington, de Corea del Norte, las redes sociales del Ejército de EE UU y las compañías Target, Home Depot y JPMorgan.

La Casa Blanca señaló que el nuevo programa no se dirige a países o regiones concretas, sino a determinadas actividades. Las amenazas cibernéticas integran cada vez más el abanico de acciones de la geopolítica internacional.

La ciberseguridad es uno de los principales puntos de fricción en la relación entre EE UU y China. La justicia estadounidense denunció el pasado mayo a cinco militares chinos por infiltrarse en ordenadores de empresas energéticas y un sindicato norteamericanos. Y Washington también cree que Teherán está detrás de un ataque de 2012 contra bancos estadounidenses.