Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China se convierte en el tercer exportador mundial de armamento

EE UU y Rusia acaparan el 58% del comercio global

China es ya el tercer mayor exportador de armamento del mundo. Aunque su porcentaje del total global es de solo un 5%, muy por debajo del 58% que suman los dos “grandes” —Estados Unidos y Rusia—, sus suministros al exterior han explotado en los últimos cinco años. En ese periodo sus ventas de armas han crecido un 143% con respecto al quinquenio anterior, según el informe publicado este lunes por el Instituto de Investigación para la Paz Internacional de Estocolmo (SIPRI).

En todo el mundo, el volumen del comercio de armas creció un 16% en el periodo entre 2010 y 2014 con respecto al quinquenio 2005-2009. El aumento del flujo se encaminó principalmente a Asia, que acaparó el 48% de las importaciones, Oriente Medio (22%) y el continente americano (10%), mientras el volumen de ventas hacia Europa decreció en un 36%.

Comercio internacional de armas pulsa en la foto
Comercio internacional de armas

Estados Unidos se mantiene como el principal exportador de armamento convencional, con un 31% del total tras registrar un aumento de su volumen de ventas del 23% en los últimos cinco años. Este país es el que tiene una cartera más diversificada de clientes, 94, de los que el mayor es Corea del Sur, que le compra el 9%. Rusia, su principal rival, logró también un amplio crecimiento de sus exportaciones en 2010-2014, del 37%, y se hace con un 27% del total de exportaciones, con India —el principal comprador del mundo— como el mejor de sus 56 clientes.

Tras China, el cuarto y quinto puestos en la lista de suministradores mundiales corresponden a Alemania y Francia, también con un 5% cada uno. Reino Unido desaparece de la lista de los cinco grandes exportadores.

Tres países fronterizos con India —Pakistán, Bangladesh y Birmania— acaparan el 68% del armamento chino. Pakistán es, con diferencia, el mejor cliente de la República Popular. El país al que los diplomáticos chinos les gusta describir como un “amigo bajo cualquier circunstancia”, y al que el presidente Xi Jinping ha anunciado una visita en los próximos meses, recibe el 41% del armamento que exporta el gigante asiático.

EE UU sigue siendo el principal vendedor, con un 31% del volumen total

En su consolidación como suministrador global de armamento, China vende ya a 38 países, de los que 18 son africanos. Así, ha suministrado tres fragatas a Argelia, o drones a Nigeria. Su alcance llega también a Venezuela, que le ha comprado vehículos blindados y aeronaves de adiestramiento y de transporte, indica SIPRI.

Acerca de un aumento de las ventas que le ha llevado del noveno lugar mundial que ocupaba en 2005-2009 al tercero actual, China afirma que “siempre es prudente y responsable en sus exportaciones de armas”. Pekín, según asegura el portavoz de su Ministerio de Exteriores Hong Lei, insiste en “que [este comercio] debe tener como fin la mejora de la capacidad de autodefensa del país receptor, no perjudicar la paz y la estabilidad mundiales o regionales y no injerir en los asuntos internos de otros países”

Precisamente, China, el segundo país del mundo por presupuesto militar, se encuentra en pleno proceso de modernización y profesionalización de sus Fuerzas Armadas. Su gasto militar ha aumentado en porcentajes superiores al 10% en el último lustro. En una muestra de los avances en su industria de Defensa, se ha hecho menos dependiente de las importaciones. Si en 2005-2009 era el mayor comprador del mundo, ha cedido ahora ese puesto a su rival militar regional, India. Entre 2010 y 2014 sus adquisiciones de armas cayeron un 42% con respecto al quinquenio anterior. Su principal suministrador fue Rusia, que le proporcionó el 61%. Francia le vendió el 16%, y Ucrania, el 13%.

Las compras de Pekín en el exterior caen un 42% en un quinquenio

Los helicópteros constituyen una de las principales partidas de las compras a Rusia y Ucrania. China, que ha puesto el énfasis de su modernización militar en sus fuerzas de mar y aire, ha padecido tradicionalmente problemas para producir motores propios para aeronaves que cuenten con calidad suficiente. En los últimos cinco años, indica el SIPRI, Pekín siguió importando un gran número de motores rusos y ucranios para aeronaves de combate, transporte y adiestramiento y para buques de guerra.

Los medios oficiales chinos han prometido “avances” para este año en la producción de aviones militares propios. Su mayor aeronave de transporte de producción nacional, el Xian Y-20, estará listo para la entrega “próximamente”, aseguraba a principios de este mes la agencia oficial Xinhua, citando a Tang Changhong, ingeniero jefe adjunto de la Corporación Industrial de Aviación de China (AVIC). Además, la mayor aeronave anfbia china, la AG600, que se empleará en operaciones de rescate, efectuará su primer vuelo el año próximo, según Xinhua.

India, principal importador mundial

India fue el mayor importador de armamento del mundo en el periodo 2010-2014, cuando sus compras representaron el 15% del total global, según el informe publicado este lunes por el Instituto de Investigación para la Paz Internacional de Estocolmo (SIPRI). En ese quinquenio las adquisiciones de armas indias crecieron un 140% con respecto a los cinco años anteriores y fueron tres veces mayores que las de sus principales rivales regionales, China y Pakistán.

“India hasta el momento ha fracasado a la hora de producir armas competitivas de diseño propio y sigue dependiendo de las importaciones”, señala el SIPRI en su informe sobre las tendencias en el comercio de armas mundial.

El principal suministrador entre 2010 y 2014 a la India fue Rusia, que le proveyó del 70% del total. Israel, el 7% y, en lo que representa una ruptura con el comportamiento previo de Nueva Delhi y una confirmación de la buena sintonía con Washington en los últimos años, Estados Unidos le vendió el 12%. Antes de 2005-2009, India apenas importaba armamento estadounidense.

“Parece darse una tendencia al alza en las importaciones desde Estados Unidos”, apunta el SIPRI. Las adquisiciones a Estados Unidos entre 2010 y 2014 fueron 15 veces mayores que en el quinquenio anterior, e incluyeron armas avanzadas como aeronaves antisubmarinas. En 2014 se acordaron compras adicionales, incluidos 22 helicópteros de combate.

Arabia Saudí es el segundo principal comprador global.

Más información