Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez británico apoya el desbloqueo del pago de deuda argentina

La justicia resuelve que la obstrucción lograda por los ‘fondos buitre’ en los tribunales de EE UU no rige para los títulos que Argentina emitió en Londres

El magnate estadounidense George Soros, el pasado 6 de febrero en Múnich.
El magnate estadounidense George Soros, el pasado 6 de febrero en Múnich. EFE

Argentina logró este viernes un triunfo en su batalla judicial contra los ‘fondos buitre’ y para salir de la crisis de deuda en la que está sumida desde julio pasado. Y no lo obtuvo gracias al accionar de sus abogados sino a los del multimillonario húngaro-norteamericano George Soros y los de otros fondos de inversión. El juez británico Guy Newey determinó que el bloqueo que impuso en julio pasado la justicia de EE UU, por petición de los ‘buitres’, contra el pago de deuda reestructudada de Argentina en Nueva York y Londres no debe regir más para los títulos públicos emitidos en esta capital europea. Soros y otros financistas se habían presentado ante él porque tienen esos bonos argentinos bajo legislación británica y quieren cobrar por ellos.

La decisión judicial de EE UU había llevado a una crisis de deuda de Argentina, que no ha podido seguir abonando los vencimientos de intereses por los bonos emitidos en ese país, por 10.450 millones de euros, y en Reino Unido, por 14.660 millones. El fallo del juez Newey reduciría el impago a los títulos bajo legislación estadounidense. Pero habrá que ver cómo continúa la pelea judicial a uno y otro lado del Atlántico, si efectivamente se desbloquea el pago en la justicia de Nueva York, pero está claro que si Argentina puede volver a abonar sus deudas en Londres, se quita un problema serio de encima.

Siempre llamó la atención que el juez de Nueva York Thomas Griesa ordenara que Argentina no pudiese seguir abonando a la mayoría de acreedores que aceptó la reestructuración de 2005 y 2010 en esa ciudad y Londres hasta que no abonara a los ‘fondos buitre’ y otros litigantes que rechazaron esa refinanciación. Abogados argumentaban que se había extralimitado en su jurisdicción, pero en los hechos su fallo fue ratificado por el Tribunal Supremo de EE UU en junio pasado. Griesa ordenó que el entonces agente fiduciario de la deuda reestructurada argentina, The Bank of New York, no girara el dinero de los vencimientos desde Buenos Aires hacia los acreedores.

Soros y otros inversores habían reclamado cobrar sus bonos argentinos emitidos en Londres

Por eso Soros y otros inversores como los fondos Perry y Hayman, que en total acumulan activos argentinos por 1.300 millones de euros, reclamaron ante el juez británico Newey. Ahora esperan recibir un pago de 226 millones de intereses retenidos en The Bank of New York desde julio. Newey opinó que la jurisdicción de Nueva York “no puede imponerse sobre la de Londres”, según la agencia Bloomberg. Otros inversores reclaman lo mismo, pero ante el juez neoyorquino Griesa.

Soros es además el cuarto mayor accionista de la petrolera argentina YPF, con el 3,5% del total, frente al 51% del Estado. Ha invertido en ella después de su expropiación a Repsol en 2012 por el incipiente desarrollo masivo del yacimiento de hidrocarburos no convecionales de Vaca Muerta, en el sur de Argentina.

Tras la crisis de deuda, el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner reemplazó a The Bank of New York como agente fiduciario y propuso en su lugar al estatal Nación Fideicomisos, que paga en Buenos Aires, pero hasta ahora ningún acreedor ha cobrado aquí. El conflicto por el pasivo reestructurado ha abortado los planes de Argentina de emitir deuda en el extranjero para contrarrestar su escasez de divisas. Como alternativa, el país sudamericano ha encontrado financiamiento de China.