Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España reclama que se aclare quién controlará a Grecia

Tsipras evita Madrid y La Moncloa le pide claridad. Varoufakis de momento tampoco tiene cita en España, el único grande que le queda, aunque Guindos le recibiría encantado

Yanis Varufakis saluda a Pier Carlo Padoan, este martes en Roma.
Yanis Varufakis saluda a Pier Carlo Padoan, este martes en Roma. AP

Madrid no forma parte, al menos de momento, de las prioridades del Gobierno griego. Alexis Tsipras, el primer ministro, no ha pedido cita con Mariano Rajoy en su ronda por las capitales europeas, según fuentes de La Moncloa. Yanis Varoufakis, el ministro de Finanzas, visitará esta semana cuatro de las cinco grandes economías europeas, todas salvo la española. No tiene cita en Madrid aunque Luis de Guindos, según fuentes de Economía, estaría encantado de recibirlo si se lo reclama.

El Gobierno de Rajoy se ha colocado en los últimos meses más cerca de las posiciones de Angela Merkel que de las reclamaciones de más flexibilidad de los gobiernos liderados por socialdemócratas en Francia e Italia. En esta nueva crisis, Rajoy no se coloca abiertamente con Alemania, que rechaza la disolución de la troika, pero casi. Un portavoz del Gobierno señaló este martes a EL PAÍS que la troika es un mecanismo que se estableció “para controlar que los países rescatados están cumpliendo los compromisos”. Por eso, sin definir si está a favor o en contra de su desaparición, el Gobierno español señala: “Lo importante es saber quién va a hacer esa tarea si no la hace la troika”. España sigue pues en la idea, expresada ya por Rajoy, de que Grecia “debe cumplir sus compromisos”. El Ejecutivo español no para de recordar que Grecia debe a España 26.000 millones de euros.

Para el Gobierno, lo importante no es la batalla por el nombre que le dé al mecanismo de control, sino qué planes tiene el nuevo Gobierno griego. El Ejecutivo español cree que estas primeras semanas son de tanteo, pero la batalla de verdad se dará en el Eurogrupo, que tendrá que decidir por unanimidad cualquier cambio en las condiciones de los 220.000 millones ya prestados a Grecia o de nuevos préstamos. “Grecia tiene que decir qué quiere y llevarlo al voto en el Eurogrupo”, sostiene otro portavoz del Gobierno.

España, explican fuentes del Ejecutivo, está en una posición muy distinta a la de Italia y Francia. No solo porque en La Moncloa hay un aliado de Merkel y socio suyo en el Partido Popular Europeo, como en Portugal o Irlanda. También porque España “va a cumplir sin problemas los objetivos, está creciendo al 2% y no está reclamando más flexibilidad”, al contrario que París y Roma, que tratan de utilizar a Tsipras a su favor, según la visión de La Moncloa.

Más información