Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil sufre un mega-apagón que afecta a varios estados

El organismo oficial encargado del suministro asegura que se debió a una “transferencia de energía de unas regiones a otras”

Pasajeros en la línea 4 de Metro, víctima de los apagones
Pasajeros en la línea 4 de Metro, víctima de los apagones

A los cortes encubiertos de agua –en el fondo bajadas fuertes de presión- que sufren desde hace semanas los habitantes de Sao Paulo y de otras ciudades y regiones de Brasil, se suman ahora los cortes de luz en un verano particularmente caluroso. El país se quedó estupefacto este lunes, al comienzo de la tarde, cuando varios Estados sufrieron una brusca y simultánea caída de energía en edificios e instalaciones públicas. La más sintomática se desarrolló en la línea amarilla del metro de Sao Paulo. El gigantesco apagón (que sucede después de apagones puntuales registrados desde hace semanas en varias partes del país) duro casi una hora. Muchos brasileños se han acordado de una crisis energética que en 2001 llevó a un plan de racionamiento.

Exactamente a las 14.55 las cuatro grandes distribuidoras de energía que abastecen a los estados de São Paulo, Rio Grande do Sul, Paraná y Río de Janeiro, entre otros, recibieron la orden de cortar el suministro por parte del Operador Nacional do Sistema (NOS), organismo que regula la distribución de energía a nivel nacional. 

La demanda es ciertamente intensa. El domingo fue el día más caluroso del año en el Estado de Sao Paulo, con lo que los aparatos de aire acondicionado (y su consiguiente impacto en el aumento de energía demandada) funcionaron sin tregua.

La oposición considera, sin embargo, que el sistema brasileño de energía eléctrica coquetea con el limite de su capacidades debido a la poca previsión. “El sistema no ha aguantado las imprudencias de Dilma Rousseff”, manifestaba el diputado opositor Romario. “La presidenta ha comenzado ya, sin avisar, el racionamiento de energía eléctrica en el país”.

El restablecimiento del suministro tras este mega apagón que afectó a instituciones públicas no ha terminado tampoco con los cortes puntuales de luz que la ciudad de Sao Paulo sufre en determinados barrios casi todos los días. La compañía suministradora los achaca, entre otras cosas, a las tormentas veraniegas y a la caída de árboles por los rayos. Hoy, por la tarde, le tocó a una zona del barrio de Pinheiros: las calles se sumieron de pronto en una oscuridad absoluta, sólo iluminadas por los espectrales relámpagos que se adivinaban a lo lejos.

Paralelamente al desplome del suministro eléctrico se han desplomado en el mercado las acciones de las compañías distribuidoras.