Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU abate a un dirigente de Al Shabab en un ataque aéreo en Somalia

El ataque tuvo lugar dos días después de que se entregara al Gobierno somalí el jefe de Inteligencia del grupo extremista

Milicianos de Al Shabab en Mogadiscio, Somalia, en 2012.
Milicianos de Al Shabab en Mogadiscio, Somalia, en 2012. AFP

Estados Unidos realizó el lunes un ataque aéreo contra un “alto líder” del grupo extremista islámico somalí Al Shabab en Saakow, en el sur del país africano. En el operativo murió Tahlil Abdishakur, jefe del servicio de inteligencia y seguridad de la organización terrorista, según ha confirmado este miércoles el Departamento de Defensa en Washington.

 “Su muerte tendrá un impacto significativo en la capacidad de Al Shabab de perpetrar ataques contra el gobierno y pueblo somalíes, así como contra aliados e intereses de EE UU en la región”, dijo el Pentágono en un comunicado.

El ataque estadounidense se produce tan solo dos días después de que Mogadiscio asegurara que uno de los dirigentes del grupo islamista, Zakariye Ismail Hirsi, se había entregado al Gobierno somalí.

Hirsi, al que EE UU señala como el jefe de inteligencia de Al Shabab, está incluido en el listado de los terroristas más buscados por Washington, que ofrecía una recompensa de tres millones de dólares por información que llevara a su captura. El grupo extremista intentó minimizar la noticia afirmando que Hirsi había abandonado hace tiempo la organización.

Con todo, su pérdida supone un golpe para el grupo extremista. De hecho, el ataque del lunes no es el primer intento de Washington por diezmar el liderazgo de la organización afiliada a Al Qaeda y que pugna por instaurar en Somalia un Estado islámico radical.

En septiembre, Ahmed Godane, el principal líder de Al Shabab, murió por el ataque de un dron (avión no tripulado) estadounidense. El Pentágono calificó en ese momento la muerte de Godane como una “enorme pérdida simbólica y operativa” para el grupo terrorista.

En 2012, Washington ofreció 33 millones de dólares a quien ofreciese cualquier información fiable para la captura de siete de los principales líderes de la organización, uno de los cuales podría haber sido el objetivo de este nuevo ataque.

A pesar de la ofensiva contra Al Shabab, que entre otros se atribuyó el ataque en 2013 contra un centro comercial en Nairobi, Kenia, que dejó más de 70 muertos, la organización extremista ha perpetrado en las últimas semanas nuevos atentados sangrientos en la región.

El 25 de diciembre, tres soldados de la Misión de la Unión Africana (UA) en Somalia y un contratista civil murieron en un ataque de la milicia contra el cuartel general de la misión en Mogadiscio. A comienzos de este mes, Al Shabab se atribuía también un ataque en Kenia —país al que exige que retire a sus militares de la misión de paz en Somalia— que causó la muerte de al menos 36 trabajadores de una cantera.