Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un gran jurado decidirá sobre la muerte en Brooklyn de Akai Gurley

Miles de personas vuelven a manifestarse en varias ciudades de EE UU por tercera noche consecutiva

Familiares y amigos de Gurley rodean su ataúd. Ampliar foto
Familiares y amigos de Gurley rodean su ataúd. AP

El fiscal del distrito de Brooklyn, el afroamericano Ken Thompson, convocará en los próximos días la controvertida figura del gran jurado formado por 23 ciudadanos para que decida si se presentan cargos por homicidio contra el policía novato Peter Liang, que el pasado 20 de noviembre mató de un tiro al afroamericano Akai Gurley, de 28 años, en un complejo de viviendas protegidas del citado barrio de Nueva York.

La decisión se produce apenas dos días después de que un gran jurado de Staten Island, también en Nueva York, decidiera no presentar cargos criminales contra el agente Daniel Pantaleo por la muerte en julio del afroamericano Eric Garner, lo que ha desatado una oleada de protestas en Estados Unidos. Anoche, como en días anteriores, miles de personas volvieron a salir a las calles de varias ciudades del país.

El fiscal Thompson declaró este viernes que su intención es llegar “hasta el fondo” de lo que sucedió con Gurley. “Me comprometo a realizar una investigación exhaustiva e imparcial para dar al jurado toda la información necesaria para que pueda realizar su trabajo. Es un material que todavía estamos recopilando”, dijo.

Thompson añadió: “Discrepo respetuosamente de los que han pedido un fiscal especial para este caso. Yo fui elegido por el pueblo de Brooklyn para hacer este trabajo sin temores ni favores a nadie, y eso es exactamente lo que pretendo hacer”.

Un portavoz de la National Action Network, una de las principales organizaciones afroamericanas de Nueva York, consideró que las posibilidades de que Liang sea procesado son mayores con un gran jurado de Brooklyn que con uno de Staten Island, ya que el perfil racial de ambos barrios es muy distinto, con amplia presencia de población negra en el primero. Asimismo, el fiscal de Staten Island, Dan Donovan, ha sido acusado por los colectivos de derechos civiles de actuar siempre en connivencia con la policía.

La noche del 20 de noviembre Gurley y su novia salían de un apartamento ubicado en un edificio de protección oficial de Brooklyn cuando se toparon con el agente Liang y un compañero de este en una escalera poco iluminada. El agente, que llevaba su arma en la mano sin motivo aparente, efectuó un solo disparo que impacto en el pecho de Gurley, causándole la muerte.

El fiscal de Brooklyn declaró este viernes que su intención es llegar “hasta el fondo” de lo que sucedió con Akai Gurley

El rotativo The New York Daily informó este viernes de que el agente envió un mensaje de texto a un representante de su sindicato mientras Gurley agonizaba en el suelo en lugar de avisar por radio para pedir ayuda, como establece el reglamento. El periódico precisa que los dos policías permanecieron seis minutos y medio sin establecer contacto por radio, lo que, según fuente judiciales, es una muestra clara de negligencia.

La decisión de la fiscalía se conoció poco después de que la madre de Gurley, Sylvia Palmer, ofreciera una emotiva conferencia de prensa en la Brown Memorial Baptist Church de Brooklyn, donde hoy se celebrará el funeral. Palmer reclamó justicia para su hijo, al que considero absolutamente “inocente” de lo sucedido. “Me siento como si estuviera en la morgue con él”, declaró.

Entre lágrimas, Palmer detalló que Gurley salía del apartamento de su novia para ir a cortarse el pelo antes de viajar a Florida junto a su hija pequeña para visitar a sus padres durante el puente de Acción de Gracias. “Ya no habrá Acción de Gracias en mi familia”, añadió.

Miles de personas recorrieron ayer las calles de varias ciudades de EE UU por tercera noche consecutiva para protestar contra la violencia policial y el sistema judicial. El grito de “no puedo respirar” volvió a oírse en Nueva York, Chicago, Boston, Nueva Orleans y Washington DC. La de esta noche es la primera manifestación que se registra en Miami, donde los concentrados cortaron el tráfico en varios puntos de la ciudad.

Más información