Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia y Alemania negocian un pacto contra la crisis

Un informe pide reformas a París y más inversiones a Berlín

Foto: AFP | Vídeo: Reuters

Francia y Alemania, que atraviesan uno de los momentos de mayor desconfianza mutua, pusieron este jueves las bases de un plan conjunto para reanimar las economías de los dos países y la de la Unión Europea, conscientes de que tienen “una responsabilidad común” en esa tarea. Para ello, los dos gobiernos difundieron este jueves en París un documento encargado a dos prestigiosos economistas en el que se recogen recomendaciones a los dos países para un “nuevo pacto” bilateral.

Además de aconsejar más inversiones en Alemania y más reformas en Francia, el documento, avalado por la presencia de los dos ministros de Economía, apuesta por un “espacio Schengen económico” franco-alemán para desarrollar proyectos bilaterales energéticos o digitales, o incluso para aplicar un salario mínimo interprofesional igual en ambos países dentro de 10 años.

Europa está a punto de caer en la trampa del estancamiento y cada vez convence menos en el interior y en el exterior. Francia y Alemania no pueden resignarse”, señalan los autores del informe, el francés Jean Pisany-Ferry y el alemán Henrik Enderlein. Su diagnóstico es conocido: mínimo crecimiento, débil inflación, pesadas deudas públicas y privadas y, en definitiva, “miedo a un nuevo decenio perdido”. “No tenemos que criticarnos tanto, sino actuar”, señaló Sigmar Gabriel, ministro alemán de Economía. “Si no reaccionamos, corremos el riesgo de sacrificar a toda una generación”, comentó su homólogo francés, Emmanuel Macron.

En el caso de Francia, los dos economistas proponen reducir al 50% su gasto público (hoy supera el 56%, uno de los más altos del mundo, frente al 42% en Alemania), flexibilizar el mercado laboral (favorecer acuerdos en las empresas para superar el límite de las 35 horas semanales), negociar las subidas salariales cada tres años (ahora es cada año), agilizar los contenciosos en la jurisdicción laboral o ajustar los salarios mínimos a la productividad en lugar de la inflación.

Entre las recomendaciones para Alemania, destaca una batería de normas para afrontar su problema demográfico, ya que pasará de los 82,5 millones de habitantes que tenía en 2003 a 65 en 2060. Para evitarlo, el documento sugiere que facilite la entrada de unos 300.000 inmigrantes al año y favorezca la incorporación de la mujer al mercado laboral. También recomienda modificar la contribución social de los minijobs (ocho millones de empleados cobran 450 euros al mes). Pero, sobre todo, los dos economistas piden a Alemania que fomente y anime la demanda interior y que invierta, que dedique al menos 24.000 millones en tres años dinamizar la economía (solo prevé 10.000). "¿Habrá que consultarlo con Wolfgang Schäuble?", bromeó Gabriel en referencia al ministro alemán de Finanzas.

Mientras, las cifras inciden en la gravedad de la situación. El paro volvió a crecer en octubre en Francia en 28.400 desempleados. Son ya 3,46 millones los parados (10,5%), más de cinco si se suman los que ocupan empleos muy precarios y temporales. En Alemania, se registra el nivel de desempleo más bajo desde la reunificación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >