Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS declara a Nigeria libre de ébola

El país alcanza los 42 días sin ningún nuevo caso, tal y como ya ha pasado con Senegal

Unas niñas se lavan las manos, en un colegio en Lagos.
Unas niñas se lavan las manos, en un colegio en Lagos. AP

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado este lunes a Nigeria país libre de ébola después de que no se haya detectado ningún nuevo caso durante 42 días. Con ello, el país se convierte en el segundo tras Senegal que logra atajar esta enfermedad. En Nigeria se han computado 20 casos desde que se decretó la emergencia de salud pública de importancia internacional el 8 de agosto. Han fallecido ocho personas.

“Nigeria está ahora libre de ébola”, ha declarado el representente de la OMS en Nigeria, Rui Gama Vaz, en rueda de prensa en Abuya, la capital. “Esta es una historia de éxito espectacular (...) demuestra que el ébola puede contenerse pero debemos dejar claro que solo hemos ganado una batalla, la guerra solo terminará cuando África Occidental también sea declarada libre de ébola”, ha subrayado.

El primer caso en Nigeria, el país más poblado de África, fue importado desde Liberia, cuando un diplomático americano-liberiano llamado Patrick Sawyer se desmayó en el aeropuerto internacional de Lagos el 20 de julio. Dado que el país no estaba bien preparado y no tenía procedimientos de vigilancia en marcha, Sawyer pudo contagiar a varias personas, incluidos varios trabajadores sanitarios del hospital al que fue trasladado, que no contaban con el equipo de protección adecuado.

La OMS ya había felicitado este viernes a las autoridades del país por "su diligencia a la hora de poner fin a la transmisión del virus". "La respuesta de Senegal es un buen ejemplo de lo que hay que hacer cuando nos enfrentamos con un caso importado de ébola", ha destacado.

Tanto en Nigeria como en Senegal fue clave la labor de formación y concienciación ciudadana para atajar la propagación del virus. Su caso, además, contrasta con la situación que se vive en los tres estados africanos más afectados por la epidemia: Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakry, donde han fallecido 4.500 personas.

Las buenas noticias que llegan de estos dos países, sin embargo, no han atajado las dudas sobre la actuación de la institución en la crisis, tal y como la propia OMS reconoce en un informe interno al que ha tenido acceso Associated Press. Este documento afirma que el organismo tardó mucho en reaccionar ante la “tormenta perfecta que se avecinaba”, y culpa, sobre todo, a sus representantes regionales, que “no rinden cuentas ante la dirección”. “Prácticamente ninguno de los involucrados pudo ver la que se avecinaba”, dice el documento.

Más información