Las fuerzas de seguridad francesas, en alerta por el riesgo de atentados yihadistas

Valls asegura que París no negociará nada en relación con el francés secuestrado en Argelia

Soldados franceses patrullan cerca de la torre Eiffel, Paris, el 22 de septiembre
Soldados franceses patrullan cerca de la torre Eiffel, Paris, el 22 de septiembreM. Euler (AP)

Francia ha puesto en alerta máxima a sus servicios de seguridad en el interior y en el exterior ante el elevado riesgo de atentados yihadistas. El país europeo más implicado en la lucha contra el islamismo radical y con una alta presencia de musulmanes en su territorio, ha elevado a niveles sin precedentes la vigilancia sobre edificios y lugares emblemáticos y, al mismo tiempo, ha redoblado los avisos a los franceses para que eviten su presencia en países en riesgo. Mientras, el Gobierno advierte que no negociará con los secuestradores del francés Hervé Gourdel en Argelia ni detendrá sus bombardeos contra el Estado Islámico en Irak.

Las especiales medidas de seguridad se redoblaron ya a partir del viernes pasado, cuando aviones Rafale franceses con base en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) iniciaron los bombardeos sobre Irak con la destrucción de un arsenal yihadista. Ese día, el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, envió una circular a todos los prefectos exigiéndoles una mayor vigilancia. La llamada de un portavoz del EI el lunes para atacar “en particular a los malvados y sucios franceses” en cualquier parte del mundo y el secuestro de Gourdel han disparado las alertas.

Los puntos sometidos a especial vigilancia en Francia son las embajadas, centros de culto, estaciones y aeropuertos, monumentos emblemáticos para el turismo, estadios y grandes superficies comerciales, según señala el Ministerio del Interior. En el exterior, el Gobierno ha recomendado extremar la prudencia en una treintena de países.

Cazeuneve respondió el mismo lunes a las amenazas del EI con unas declaraciones en las que, por cinco veces, reiteró que “Francia no tiene miedo” y que seguirá “combatiendo sin tregua” a los violentos. Horas más tarde, se supo que Gourdel, el guía de alta montaña de 55 años nacido en Niza, había sido secuestrado en el noreste de Argel por los denominados Soldados del Califato, la rama separada de Al Qaeda en el Magreb, que amenaza con degollar al rehén si Francia no suspende en 24 horas su operación militar en Irak.

Desde Alemania, en visita oficial, el primer ministro, Manuel Valls, ha declarado este lunes a Europe 1 que no cabe “ninguna negociación” y que Francia “no cederá jamás al chantaje”. Pero añadió con respecto al riesgo que se cierne sobre el país: “Jamás nos hemos enfrentado a semejante amenaza, ni en Francia ni en Europa”. “Esos ataques [en Irak], esos compromisos, se van a mantener”, añadió. El mismo lunes por la mañana, los Rafale habían realizado su tercera misión sobre suelo iraquí dentro de la operación Chammal, el nombre de un viento de la zona.

El Ministerio del Interior estima que ya son dos centenares de franceses que han combatido en Siria o Irak los que han regresado a sus casas
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Valls comparecerá el miércoles ante la Asamblea Nacional para explicar a los diputados el alcance de la operación en Irak. Se trata del tercer conflicto armado contra los yihadistas del presidente François Hollande desde que llegó al Elíseo en la primavera de 2012. Los otros dos se han desarrollado en Malí y en la República Centroafricana. En el Sahel, Francia mantiene aún 3.000 soldados para controlar el islamismo radical.

“¿Tiene nuestro Ejército, ya implicado en el Sahel en una guerra contra el fanatismo musulmán, medios suficientes para un segundo frente iraquí?”, se pregunta en Le Figaro Renaud Girard, analista, periodista y experto en Oriente Próximo. “¿Y cómo vamos a tratar la quinta columna islamista que 40 años de incuria gubernamental ha permitido instalarse en Francia?”.

Aunque de manera tan abrupta, Girard se refiere así al peligro que también el Gobierno contempla en relación con los franceses musulmanes radicalizados. Hollande ha reiterado que uno de los motivos de la acción militar en Irak es la presencia de ciudadanos franceses que se han sumado a las filas del EI.

Datos oficiales difundidos en agosto indican que son 946 los franceses que han viajado a Irak o Siria. 349 se han incorporado al combate, de los que 37 han fallecido. En enero, eran 70 las mujeres que habían viajado. En agosto, ya eran 175, de las que 60 han llegado a Siria. Fuentes oficiosas difunden estos días que las cifras son mucho más elevadas. Casi todas las semanas, la policía detiene a franceses acusados de querer desplazarse a la zona de conflicto.

Pero el dato más preocupante es el de los combatientes que han regresado a Francia, preparados y listos para actuar. El Ministerio del Interior cree que pueden ser dos centenares, la mayoría sometidos a estrecha vigilancia. Este mismo martes, la policía investigaba las intenciones de tres presuntos yihadistas arrestados en Turquía de regreso a Francia tras haber estado en Siria. Entre ellos, figura el marido de Souad Merah, hermana de Mohamed Merah, según la cadena iTele. Mohamed Merah, muerto en un tiroteo con la policía, cometió en 2012 varios atentados en Francia en los que murieron siete personas. Merah había estado en 2011 y 2012 integrado en grupos extremistas en Pakistán y Afganistán.

Francia, como otros países europeos, está reforzando su legislación al respecto. La semana pasada, la Asamblea dio su visto bueno a una ley que permitirá a la policía retirar el pasaporte o el documento de identidad a todo sospechoso de intentar incorporarse a grupos yihadistas. También autoriza el cierre de páginas webs que difundan mensajes a favor del islamismo radical.

Desde hace meses, el Gobierno activó un teléfono de emergencia al que pueden llamar en busca de ayuda familiares de personas que quieren viajar a Siria e Irak. La policía ha recibido 350 alarmas y ha impedido la salida de 60 personas.

Sobre la firma

Carlos Yárnoz

Es Defensor del Lector, llegó a EL PAÍS en 1983 y ha sido jefe de Política, subdirector o corresponsal en Bruselas y París. El periodismo y Europa son sus prioridades. Como es periodista, siempre ha defendido a los lectores. Ahora, oficialmente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS