Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una noche de protestas pacíficas en Ferguson acaba con cargas policiales

El lanzamiento de botellas a los agentes desencadena nuevos enfrentamientos

La policía efectúa otras 47 detenciones

Protestas durante la noche en Ferguson.

La undécima jornada de protestas en Ferguson (Misuri) por la muerte a manos de la policía del joven negro Michael Brown estuvo a punto de acabar, por primera vez, sin incidentes. Sin embargo, tras las manifestaciones pacíficas que durante la tarde y la noche habían recorrido esta pequeña ciudad (poco más de 21.000 vecinos), la actuación de grupos aislados de manifestantes agresivos acabó desencadenando una carga de la policía, que utilizó aerosoles de pimienta y efectuó 47 detenciones, según el St. Louis Post-Dispacht.

El capitán Ron Johnson, de la policía de carreteras de Ferguson, ofreció el balance de la noche. A su juicio las protestas fueron "más escasas y acabaron más temprano". La actuación de los agentes, dijo, fue motivada porque algunos "criminales y agitadores" hicieron que la policía se sintiera "amenazada". Además, felicitó a los líderes religiosos y comunitarios por haber logrado que las protestas se mitigasen, y agradeció su labor a los voluntarios que limpian las calles cuando concluyen los disturbios.

Las autoridades han tratado de confinar las protestas en una especie de manifestódromo, hasta donde se había desplazado observadores de Amnistía Internacional. Hasta el momento de la carga, apenas hubo algunos choques esporádicos entre Policía y manifestantes y el lanzamiento de al menos un cóctel molotov.

Hasta entonces, las protestas en Ferguson habían tenido un tono familiar y tranquilo que había sido imposible de mantener hasta tan tarde en días anteriores, cuando la dinámica general era el comienzo de los enfrentamientos al caer la noche. Los manifestantes pacíficos recorrieron las calles con las manos en alto y coreando el grito de "¡manos arriba, no disparen!".

La prensa local asegura que los disturbios se desencadenaron por el lanzamiento de botellas de plástico y cristal contra la policía. Los agentes se reprimieron de lanzar gases lacrimógenos, pero rociaron la zona con espray de pimienta.

Mientras la avenida West Florissant de Ferguson, epicentro de las protestas, acababa viviendo una nueva noche de tensión, el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, pedía en un editorial el fin de la violencia y prometía una investigación "completa, justa e independiente" sobre la muerte del joven negro Michael Brown a manos de un policía hace 11 días. Hoy llega Holder a Ferguson.

"Entendemos la necesidad de una investigación independiente y esperamos que la independencia y la minuciosidad de nuestra investigación traigan calma en las tensiones de Ferguson. Pero para empezar el proceso de reconciliación necesitamos ver primero el fin de los actos de violencia en las calles de Ferguson", consideró Holder en un editorial publicado en el St. Louis Post-Dispatch.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información