Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Henry Pease, expresidente del Congreso peruano y sociólogo

El político, fallecido a los 69 años, fue una figura relevante de la izquierda

En 1989 promovió una importante marcha por la paz frente a la violencia de Sendero

El político y sociólogo Henry Pease.
El político y sociólogo Henry Pease.

El exparlamentario de izquierda, profesor universitario y sociólogo peruano Henry Pease García murió la noche del sábado en Lima a los 69 años, luego de un paro cardiaco. Articuló en 1983 a una gran cantidad de organizaciones políticas en el partido Izquierda Unida y logró el segundo triunfo de la izquierda en América Latina -después de Salvador Allende en Chile- cuando Alfonso Barrantes ganó la alcaldía metropolitana de Lima.

Fue teniente-alcalde de la Municipalidad de Lima de 1983 a 1986, y uno de los tres dirigentes de la agrupación de izquierda católica Movimiento de Afirmación Socialista de 1989 a 1993. Fue candidato a la alcaldía de Lima por Izquierda Unida en 1989 y el año siguiente a la presidencia, sin suerte.

En noviembre de 1989, cuando el grupo terrorista Sendero Luminoso llamó a un paro armado en la capital peruana -quienes salieran a trabajar podían sufrir represalias violentas-, Pease convocó a una Marcha por la Paz para contrarrestarlo. Su propuesta tuvo la inmediata respuesta del entonces candidato presidencial Mario Vargas Llosa, quien llamó a la principal radio de noticias a confirmar su presencia.

Además del escritor peruano, se sumaron a la marcha el expresidente Fernando Belaúnde; el alcalde de Villa El Salvador, Michel Azcueta; líderes del Partido Aprista Peruano; políticos de izquierda e independientes, y estudiantes que recorrieron algunas calles del centro de Lima portando megáfonos y carteles que decían “No más muertes”.

“No me hubiera plegado a la Marcha por la Paz si la iniciativa no hubiera venido de Henry Pease, un adversario que, como intelectual y como político, me parecía respetable. Hay muchas maneras de definir lo respetable. En lo que a mí se refiere, me merece respeto el intelectual o el político que dice lo que cree, hace lo que dice y no utiliza las ideas y las palabras como una coartada para el arribismo”, escribió Vargas Llosa en sus memorias Como pez en el agua acerca de su contendiente en los comicios de 1990.

Pease fue uno de los pocos políticos de izquierda durante el Congreso Constituyente Democrático –el Legislativo que funcionó de 1992 a 1995 luego de que el presidente Alberto Fujimori cerrara esa instancia y convocara a elecciones–. Luego fue electo congresista por dos quinquenios más y presidió ese poder del Estado un año entre 2003 y 2004.

En abril de 1993 recibió un documento anónimo elaborado por militares que discrepaban de las violaciones a los derechos humanos cometidas por las fuerzas armadas dirigidas por el asesor de inteligencia de Fujimori, Vladimiro Montesinos. El papel contenía los detalles de la operación militar que causó la muerte y desaparición de nueve estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta: Pease confirmó rápidamente la información y propuso al Congreso -de mayoría fujimorista- la formación de una comisión investigadora de la masacre La Cantuta. Su iniciativa fue aprobada.

El politólogo Aldo Panfichi, su secretario en la campaña electoral de Izquierda Unida en 1983, ha dicho luego de su muerte: “De Henry aprendí que había que trabajar mucho, ser honesto y coherente en la vida, aún si nos tocaba pasar derrotas y momentos tristes”.

Pease venció un cáncer a los 29 años y desde entonces su salud requería constantes tratamientos. Pese a ello, era un orador firme en el Congreso y se mantuvo activo en la opinión pública después de dejar el Congreso en 2006. Sus aportes en las reformas políticas se enfocaron en la descentralización del país y la participación ciudadana en la gestión local.

Como académico, fue profesor y coordinador del curso Realidad Social Peruana en la Pontificia Universidad Católica del Perú, materia en la que dijo haber tenido unos 7.000 alumnos en 42 años. En los últimos años se desempeñaba como director de la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas de esa universidad.