Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EEUU y la ONU responsabilizan a Hamás del fracaso del alto el fuego

La Casa Blanca califica de “salvaje” la violación de la tregua humanitaria

El presidente Barack Obama en rueda de prensa el viernes
El presidente Barack Obama en rueda de prensa el viernes REUTERS

Estados Unidos no ha dudado en señalar a Hamás como el principal, si no el único, responsable de la violación del último alto el fuego humanitario con Israel que tanto le había costado negociar a Washington. Desde la Casa Blanca al secretario de Estado, John Kerry, que había anunciado personalmente el jueves el último intento de tregua, la condena fue contundente e inequívoca.

“Estados Unidos condena en los términos más duros posibles el ataque” de Hamás que ha provocado la muerte de dos soldados israelíes y la probable captura de otro militar, declaró Kerry el viernes. En una comparecencia en la Casa Blanca, el presidente Barack Obama manifestó: “Si [Hamás] dice en serio que quiere resolver esta situación, tiene que liberar al soldado de forma incondicional lo antes posible”. Con respecto a un nuevo alto el fuego, “va a ser difícil y va a llevar algún tiempo”, pero “vamos a seguir intentándolo”.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, también se declaró “profundamente decepcionado” por la violación de la tregua y “preocupado” por la reanudación de la ofensiva.

Las duras palabras estadounidenses contra Hamás —la Casa Blanca calificó de “salvaje” su violación del alto el fuego— y su exigencia de que libere de inmediato al oficial capturado no son una mera muestra más de su respaldo casi incondicional a Israel —aunque algo crispado desde el ataque a una escuela-refugio de la ONU—. Lo que EE UU teme es que la nueva captura de un militar lleve al Gobierno de Benjamín Netanyahu a ordenar una acción bélica más amplia que acabe por crispar hasta a las facciones palestinas más moderadas. “Cisjordania es un polvorín, la indignación es muy alta y el potencial de una explosión ahí es real, sobre todo si Israel da una respuesta más dura a Hamás”, advirtió el ex enviado especial de EE UU a Oriente Próximo, Martin Indyk, en la cadena MSNBC.

“Estamos en una encrucijada muy peligrosa en la que hay que hacer todo lo posible para salvar este alto el fuego”, subrayó el antiguo responsable de la iniciativa de Kerry de auspiciar un diálogo de paz palestino-israelí que fracasó en abril.

Uno de los problemas radica en la creciente tensión entre Israel y EEUU. Israel ha criticado duramente a Kerry por el penúltimo alto el fuego que trató de cerrar no sólo con Egipto, sino con Turquía y Qatar. A ello se une la creciente impaciencia de Washington ante las altas cifras de civiles muertos en Gaza, sobre todo tras el “totalmente inaceptable e indefendible” ataque a la escuela de la ONU.

Aun así, para el experto en las relaciones entre EE UU e Israel de la Brookings Institution, Natan Sachs, se trata de una tensión “marginal” que no afectará a la “profunda” alianza bilateral. No obstante, admitió que la tensión podría aumentar si Israel recrudece su ofensiva en Gaza, algo que “quizás sea la táctica de Hamás para aislar más a Israel y causar más tensiones en sus relaciones no sólo con Europa, sino también con Estados Unidos”, explica.

“Por eso, lo más importante en este momento es lograr que Hamás devuelva al oficial, vuelva al alto el fuego y permita la continuación de las negociaciones”, añadió Sachs.

En un intento de presionar a Hamás, Kerry recurrió el viernes a Qatar y Turquía, a quienes “imploró que usen su influencia para que hagan todo lo que puedan para lograr que el soldado [israelí] sea devuelto”, informa Reuters. El ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, ofreció la ayuda de Ankara para lograr la liberación del oficial y un nuevo alto el fuego. “Lo importante es que se restablezca la tregua. Para conseguir esto, daremos, junto con otros, todos los pasos necesarios para resolver el asunto del soldado”, dijo Davutoglu.

167 millones a la Cúpula

Joan Faus - Washington

El Congreso de EE UU aprobó este viernes, con un amplio apoyo, una ayuda de emergencia de 225 millones de dólares (167 millones de euros) para mantener la operatividad y los inventarios de misiles del sistema anticohetes israelí Cúpula de Hierro, en su mayoría financiado por EE UU y que ha interceptado gran parte de los cohetes lanzados por Hamás desde Gaza hacia territorio israelí.

La ayuda fue aprobada por la mañana por el Senado, con mayoría del Partido Demócrata, y a última hora del viernes por la Cámara de Representantes, de mayoría republicana. Tras esta aprobación, justo antes del receso vacacional de los legisladores, la ayuda tiene que ser rubricada por el presidente, Barack Obama, para convertirse en ley.

La votación llega dos días después de que el Pentágono confirmara que ha vendido munición adicional a Israel a petición de sus Fuerzas Armadas. La venta está establecida para casos de emergencia.

El paquete adicional se integra en la petición de la Administración al Congreso de validar una ayuda total de 3.100 millones de dólares de ayuda militar a Israel, el mayor beneficiario de asistencia exterior de EE UU.

El Congreso concedió el año pasado 325 millones de dólares al sistema de la Cúpula de Hierro.