Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio centenar de muertos en un ataque a una base de la ONU en Sudán del Sur

Los choques entre las etnias dinka y nuer han provocado miles de víctimas y un millón de desplazados internos desde el pasado diciembre

El ministro del Interior sursudanés,  Aleu Ayienyi Aleu.
El ministro del Interior sursudanés, Aleu Ayienyi Aleu. AFP

El Gobierno de Sudán del Sur ha confirmado la muerte de al menos 48 personas como consecuencia de un ataque perpetrado este jueves por hombres armados contra los civiles alojados en una base de la ONU en la localidad de Bor.

Ateny Wek Ateny, portavoz del presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, ha confirmado el balance de muertos y ha asegurado que el Ejército sursudanés ha enviado un contingente para proteger las instalaciones de la misión de Naciones Unidas.

"El Ejército ha llegado ahora. Se les ha ordenado que protejan a la UNMISS para que no haya ataques contra nadie", ha relatado Ateny.

Desde mediados de diciembre de 2013, miles de personas han muerto y más de un millón se han visto desplazadas de sus hogares en Sudán del Sur por los enfrentamientos entre los seguidores del presidente Kiir y los simpatizantes del ex vicepresidente Riek Machar.

El conflicto en el que es el Estado más joven de África tiene un componente tribal, toda vez que Kiir es miembro de la etnia dinka y ha estado enfrentado con Machar, de la etnia nuer, por el control de varias localidades estratégicas del país hasta que se firmó un acuerdo de alto el fuego el pasado 23 de enero.

El ataque de este jueves contra la base de la ONU, situado a unas 120 millas al norte de la capital del país, Yuba, ha sido atribuido a ciudadanos locales que querían vengarse de los nuer por la pérdida de la localidad de Bentiu.

"Los desplazados internos en Bor de la comunidad nuer estaban celebrado la toma de Bentiu por parte de los rebeldes y esto enfadó a la comunidad local", ha explicado el portavoz presidencial. Los dinkas son la comunidad predominante en esta zona.

Los locales dinkas se dirigieron a la base de la ONU para pedir que fueran reubicados los 5.000 nuer y fueron desalojados por el personal de la ONU. Tras la expulsión, se reagruparon y lanzaron su ataque contra los civiles emplazados en la base.

Joe Contreras, portavoz de la Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), ha afirmado que la seguridad se ha reforzado en sus bases en todo el país, que acogen a decenas de miles de personas, y ha solicitado al Gobierno de Sudán del Sur que investigue los hechos y detenga a los responsables.

Por el momento, no ha habido ninguna detención, según ha dicho el ministro de Información sursudanés, Michael Makuei, que ha emplazado a esperar a que finalicen las investigaciones policiales.