Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sociedad boliviana sigue con entusiasmo la demanda en La Haya

Evo Morales pide en Holanda el inicio de negociaciones entre Bolivia y Chile

Un acto oficial de apoyo ante la reclamación del Gobierno de Bolivia
Un acto oficial de apoyo ante la reclamación del Gobierno de Bolivia EFE

Los bolivianos han seguido con interés la entrega de la memoria ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que el Gobierno ha preparado para sustentar su demanda de salida al mar contra Chile. Las autoridades gubernamentales y líderes de los movimientos sociales siguieron al minuto, desde la Casa de Gobierno en La Paz y otros sitios oficiales en el resto del país, la transmisión del canal gubernamental en el momento de la llegada del propio presidente Evo Morales y su comitiva a la sede de la CIJ.

En la Casa de Gobierno, los asistentes al acto oficial organizado por las autoridades, entonaron el himno mientras se producía la entrega de un documento de 200 páginas y anexos, que plantea esencialmente que Chile se avenga a negociaciones con Bolivia para dotarle de una salida soberana sobre la costa del Pacífico en base a los derechos expectaticios, generados en los varios acercamientos que se dieron a partir de finales del siglo XIX.

El presidente Morales, que viajó a Holanda para participar en la entrega de la memoria, ha ofrecido en La Haya una conferencia de prensa que, a miles de kilómetros, era aplaudida por sus seguidores. Las primeras palabras fueron de solidaridad con el pueblo y el gobierno chilenos, que sufren a causa del terremoto y el incendio (en el norte y centro de ese país, respectivamente) y de disposición a “compartir lo poco que tenemos” con las víctimas de los desastres naturales.

Bolivia, que perdió una costa de 400 kilómetros sobre el océano Pacífico tras la invasión chilena a su territorio en febrero de 1879, ha sido persistente en su demanda a Chile para lograr un acceso soberano al mar como reflejo de la voluntad de generaciones y generaciones de bolivianos de volver al Pacífico.

No es solamente un sueño o un anhelo, es una herida abierta en una nación que lleva 135 años encerrada entre las cumbres andinas y los llanos amazónicos, en el centro del continente. “Bolivia nunca va a quedarse en paz hasta que se repare el daño”, del encerramiento, ni la región latinoamericana “tendrá paz mientras no se resuelva el tema pendiente” entre Chile y Bolivia, ha declarado Morales.

“Este es un proceso muy largo. Podemos tener todo el optimismo pero, a la vez, apelar a toda la calma y paciencia posibles durante los próximos cinco a seis años, cuando menos”, ha declarado el ex canciller Javier Murillo, que consideró precipitados algunos temores respecto a la posibilidad de que Chile pudiera optar por plantear a la CIJ una excepción preliminar de incompetencia.

El documento, cuyo contenido es reservado hasta que la CIJ ponga en conocimiento de Chile, ha sido cuidadosamente elaborado por un grupo de historiadores y un equipo de asesores jurídicos y diplomáticos bolivianos y extranjeros presididos por el agente del Estado Plurinacional ante la CIJ, el ex presidente de la República y juez del tribunal supremo de Justicia, Eduardo Rodríguez Veltzé.