Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva Palestina: 7.000 personas exigen vivienda digna

Dos mil familias se organizan en un campamento en la zona sur de São Paulo para presionar al ayuntamiento para que construya casas populares en el lugar

Campamento Nova Palestina.

Quien pasa por el borde de la carretera del M´Buey Mirim, en el barrio de Jardim Ângela, en la zona sur de São Paulo, pierde el aliento al ver el tamaño del campamento Nova Palestina. Miles de barracas improvisadas con lonas azules, amarillas y negras ocupan el lugar desde el día 29 de noviembre del año pasado para exigir una vivienda digna. "Tenemos 7.070 personas registradas, que tienen aquí su barraca. La lista de espera (para nuevas barracas) era de más de 2.000 familias, solo que tras la lluvia del viernes, los cuadernos se mojaron. Ahora solo tenemos el nombre de 800”, explica Helena Santos, una de las coordinadoras del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo, el MTST, que convocó la ocupación para presionar el ayuntamiento para construir viviendas populares en el lugar. Los ocupantes, en su mayoría, ganan el salario mínimo de 724 reales (308 dólares). Considerando que el alquiler de una casa con dos habitaciones en esta zona no sale por menos de 600 reales, la matemática de la dignidad es, de hecho, impracticable.

El terreno, según indica el movimiento, tiene un millón de metros cuadrados y podría ser utilizado para la construcción de las casas. Sin embargo, por tratarse de un tramo del llamado cordón verde de la represa Guarapiranga y encuadrarse como Zona de Protección y Desarrollo Sostenible, solo el 10% del espacio podría ser utilizado para vivienda. “Las personas creen que por colocar una barraca aquí ya tienen la casa garantizada”, explica Estela Maris de Jesus Sampaio que, hace seis años, participa voluntariamente de la coordinación del movimiento. Sobre la táctica de ocupación para obtener la regularización es tajante: "Funciona. Porque si esperamos al Minha Casa Minha Vida, la casa no llega nunca", explica, refiriéndose al programa social creado por el gobierno Lula en 2009, que facilita la compra venta de vivienda con intereses subvencionados a la población de menor poder aquisitivo.

Estela comenzó en el movimiento en 2004, durante la ocupación del Jardim Salete, en el extremo oeste de la ciudad. Su experiencia tuvo resultado: su casa ya está en construcción, en un emprendimiento de 17 edificios populares con 60 apartamentos cada uno, en el propio barrio.

Si el MTST consigue cambiar la calificación del área de Nova Palestina a Zona Especial de Interés Social, el 30% de la región podría utilizarse para construir viviendas, lo que aún sería insuficiente para la cantidad de personas sin techo que buscan amparo en el movimiento. El lugar está a más de 25 kilómetros del centro pero, considerando las dificultades de transporte de la megalópolis, está bien comunicado. A pocos metros está la Terminal de autobús Jardim Ângela y el hospital municipal de M´Buey Mirim, lo que atrae muchas personas que viven de alquiler en varias partes de la ciudad, “incluso de Pavos, barrio que está en el extremo norte de la capital, a 50 kilómetros del campamento”, cuenta Osmar Barbosa de Santos, uno de los coordinadores del MTST.

La esperanza es lo que mueve esas personas a renunciar a lo poco que tienen para vivir con nada. Al oír la expresión “casa propia” no hay quién no se emocione. Los bloques actuales están organizados por “barrios”, identificados por números y letras. Cada cuál posee su grupo de trabajo encabezado por coordinadores y con encargados de la limpieza, cocina y seguridad. A pesar de la buena voluntad de muchos voluntarios, las condiciones son insalubres. Sobre la previsión de permanencia del asentamiento, Helena levanta los hombros, con poca esperanza. "Aún estamos esperando una posición del ayuntamiento, vamos a ver si la semana que viene sale alguna cosa", responde.

Nueva Palestina

El MTST comienza a organizar una ocupación con, como mínimo, seis meses de antelación. “Tras escoger la zona que será ocupada, hacemos un grupo, acercándonos a las personas más pobres y habitantes de áreas de riesgo para que vengan a ocupar el terreno”, explica Estela. Así fue con Nova Palestina, nacida el 29 de noviembre de 2013 con una población inicial de 2.000 personas, todas habitantes de los barrios Jardim Capilla, Parque del Lago, São Pedro, São Sebastião, Vila Calú y Jardim Aracati, zona sur de São Paulo. Después del asentamiento, comenzaron las asambleas para definir reglas de convivencia y de ocupación, que ahora cuenta con más de 7.000 habitantes de varias partes del país.

El espacio ocupado es un laberinto de casuchas, algunas con camas y televisión, otras sin nada. El suelo, de tierra batida. Saneamiento y agua corriente, inexistentes. Energía eléctrica obtenida a través de cables que se estiran desde los postes de la Carretera del M´Buey Mirim. A pesar de eso, solo las cocinas están autorizadas a utilizarlos, por el riesgo de incendio. El reportaje de EL PAÍS encontró varias hogueras encendidas para eliminar la basura que, en teoría, debería llevarse hasta la calle más próxima para que sea recogida.

El calor dentro de las barracas es insoportable. Según los organizadores, no está permitido construir con madera ni con ladrillo, porque dejaría de ser una ocupación para convertirse en favela - tipo de vivienda en el que vive el 6% de la población brasileña, según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística de 2010-.

El nombre de la ocupación se escogió en una asamblea, como todas las decisiones del MTST. Las opciones eran variadas, desde Che Guevara, a Chico Mendes y Franja de Gaza¨, recuerda Osmar. El terreno entonces fue bautizado como Nova Palestina, en referencia a la 'tierra prometida' del pueblo árabe palestino.

A diferencia de la realidad en Oriente Medio, esta Nova Palestina consiguió crear herramientas más democráticas en función de un interés común de los ocupantes, de legalizar esta tierra en nombre de todos. Las reuniones, donde todos pueden participar, son diarias, a las siete de la tarde, en uno de los puntos más altos del terreno, una especie de plaza pública sin bancos, solo con una bandera roja del MTST y un pequeño atril. Los encuentros tienen amplia participación y es allí donde informan sobre la marcha del proceso de legalização del asentamiento, actividades y noticias del campamento. Ayer, la gran novedad era que la Globo, la red de comunicación con mayor audiencia en el país, iría hasta allá para grabar durante la noche.

Existe un esfuerzo para que el área se mantenga libre de comercios, iglesias, drogas y bebidas alcohólicas. Dentro del campamento no hay venta de bebidas, pero las barracas que se montaron en los márgenes de la carretera venden cachaza, catuaba (bebida típica del país a la que atribuyen propiedades afrodisiacas) y cerveza. Ante las más de 7.000 personas en situación de pobreza, el asedio de las iglesias evangélicas es grande. “Llegó un pastor aquí, al comienzo, que quería que la gente le diese un pedacito de tierra para su 'rebaño'. Dijimos que no, porque no sería muy diferente de un comercio, pues hay dinero de por medio”, cuenta Osmar.

No todas las barracas están ocupadas, ya que muchas personas dejaron la estructura de lona solo para reivindicar el espacio y estar entre los candidatos a una casa propia. Quien se queda allí todo el día, por voluntad propia o por necesidad incluso, trabaja voluntariamente para mantener el lugar limpio, para alimentar a los centenares de niños y recibir las donaciones, que van desde leche y alimentos no perecederos a neveras y fogones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >