Las nuevas claves de la reforma energética de Peña Nieto

Los grupos parlamentarios debatirán en los próximos días estos puntos para abrir el sector a la inversión privada

El proyecto de dictamen para la reforma energética que discute el Senado mexicano es más ambicioso que la iniciativa que en agosto dio a conocer el presidente Enrique Peña Nieto. El llamado predictamen contempla aspectos que no habían sido considerados por el gobierno e incluye algunas de las propuestas del Partido Acción Nacional (PAN, de derecha). Estos son algunos aspectos que se discutirán en las dos cámaras del Congreso mexicano.

1. Contratos con la iniciativa privada

La propuesta de reforma sugiere que el Estado mexicano podrá celebrar contratos de servicios, de utilidad y de producción compartida, así como licencias. El proyecto señala que el Estado decidirá la forma en la que compensa a las compañías encargadas de la exploración y extracción de hidrocarburos, que podrían ser: en efectivo, con un porcentaje de las ganancias, con un porcentaje de la producción, con la transmisión “onerosa” de los hidrocarburos o una combinación de cualquiera de estos modelos. Al texto de la reforma le ha sido añadido la frase "entre otras" en las modalidades de los contratos que se celebrarán, por lo que pueden ser de otra naturaleza. La iniciativa del presidente Peña Nieto proponía únicamente contratos de utilidad compartida, en los que las compañías no obtuvieran ganancias en especie.

2. La propiedad de los hidrocarburos

La discusión previa a la llegada de un proyecto de reforma al Congreso ha girado en torno a la posibilidad de que los hidrocarburos dejen de ser propiedad del Estado. Sin embargo, la propuesta señala que en el artículo 27 de la Constitución mexicana permanecerá el texto que asegura que los recursos naturales del país son propiedad de la Nación. “El dominio de la Nación es inalienable e imprescriptible”, se lee en el texto. Petróleos Mexicanos (Pemex) se convertiría en una empresa productiva del Estado que podría competir con las compañías interesadas en hacer contratos con el Gobierno mexicano.

3. Las concesiones y licencias

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La iniciativa del presidente Peña Nieto había descartado que la exploración y explotación de hidrocarburos pudiera hacerse a través de concesiones o licencias. El PAN ha presionado a favor de la existencia de estas figuras. El proyecto de reforma presentado este fin de semana al Senado contempla la existencia de licencias pero afirma que las concesiones no podrán celebrarse cuando se trate de la explotación de petróleo, gas, minerales radioactivos o el sistema de distribución eléctrica del país.

4. El Fondo Mexicano del Petróleo

Una de las novedades dentro de la propuesta que se discute en la Cámara Alta es la creación de un fideicomiso denominado Fondo Mexicano del Petróleo. Este organismo tendría la tarea de administrar la renta petrolera y de establecer métodos de ahorro del capital obtenido a través de la comercialización de los hidrocarburos. Este fondo estaría encabezado por siete funcionarios: tres miembros del Estado y cuatro asesores independientes elegidos por el presidente. Su operación comenzaría en 2015.

5. Empresas reportan beneficios

La nueva propuesta plantea que las compañías que inviertan en la exploración y explotación de hidrocarburos en México podrán incluir en sus informes contables las ganancias esperadas de sus inversiones en el sector energético mexicano. Este punto ha sido añadido a la reforma para hacerla más atractiva a los inversores.

6. El Sindicato de Pemex

La permanencia del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) en el Consejo de Administración de la petrolera estatal desaparecerá. El proyecto de reforma replantea una nueva integración del organismo que tendrá 10 miembros: cinco funcionarios del Gobierno y cinco consejeros profesionales independientes. Hasta ahora el Consejo estaba integrado por 15 miembros: seis del Estado, cuatro consejeros independientes y cinco integrantes del sindicato.

7. Transparencia

Todos los partidos políticos han coincidido en que la administración de Pemex y del sector energético en general debe ser más transparente. La iniciativa de los senadores propone que los nuevos organismos se apeguen a Ley de Transparencia (reformada también este año), que el Consejo de Administración de Pemex sea renovado y que las leyes secundarias –que son necesarias para la entrada en vigor de una reforma constitucional—se elaboren en los 120 días siguientes a la aprobación de los cambios constitucionales, para que todos estos cambios sean una realidad en un plazo de un año.

8. La situación de Pemex

Tanto Peña Nieto como su partido y la derecha han insistido en que la reforma energética es urgente ante la crisis que vive la petrolera estatal. Pemex ha acumulado en los primeros nueve meses de 2013 pérdidas por 7.121 millones de dólares. El director de la compañía, Emilio Lozoya Austin, entregó la última semana de noviembre un informe a la Cámara de Diputados para mostrar el estado de la petrolera y explicar los beneficios de la reforma. Entonces, destacó que Pemex posee importantes reservas de petróleo y gas que serían mejor aprovechadas si la petrolera consiguiera una inversión de 60.000 millones de dólares en tecnología. Lozoya señaló que la reforma sería “nacionalista” y que la petrolera “es una gran empresa que no está quebrada”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

S. C.

Es la jefa de la redacción de EL PAÍS en México. Cubre temas de Política, Economía, Tecnología y Medio Ambiente. Fue enviada especial para las elecciones presidenciales de 2020 en EE UU. Trabajó en Reforma y El Huffington Post. Es licenciada en Comunicación por la Universidad de las Américas Puebla y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS