Tensión en Albania ante el posible envío de las armas químicas sirias

La OPAQ se reúne este viernes para definir el plan final de la destrucción del arsenal de El Asad EEUU negocia con Tirana que acoja el material a cambio de una compensación económica

Protesta contra el Gobierno en Tirana.
Protesta contra el Gobierno en Tirana. Hektor Pustina (AP)

Cientos de personas se han manifestado este jueves en varias ciudades albanesas contra el eventual envío de las armas químicas sirias a Albania para su destrucción, en medio de un creciente clima de tensión política sobre el asunto. El Consejo Ejecutivo de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) tiene previsto aprobar este viernes en La Haya el plan de destrucción durante el próximo año de dicho arsenal. Aunque oficialmente no se ha dado ningún detalle, Albania, miembro de la OTAN, se perfila como el destino más probable del mismo.

En Tirana, un millar de estudiantes universitarios y de educación secundaria se manifestaron frente al Parlamento, cubiertos con mascarillas y portando pancartas en las que se leía "nosotros decidimos" y "stop a las armas químicas en Albania", entre otros lemas. "Sabemos que la economía está en ruinas y que necesitamos dinero, pero no nos interesan los dólares que nos darían, frente al peligro para nuestra salud", denunció Ornela Lushi, estudiante de bioquímica de 20 años, en declaraciones a la agencia Efe. Otras protestas se han organizado hoy en diversas ciudades como Durres, Elbasan, Shkoder y Fier, según informó la prensa local.

Al comienzo minoritarias, las manifestaciones contra el envío de las armas químicas sirias a Albania han ido aumentando en afluencia e intensidad a medida que se filtran nuevas informaciones sobre el plan. Las autoridades estadounidenses están negociando con el Gobierno albanés el proceso de destrucción de más de 1.000 toneladas de armas químicas sirias, pero de momento el Ejecutivo de Tirana no ha tomado ninguna decisión al respecto. Según fuentes cercanas a la misma, la negociación ha alcanzado el "nivel técnico".

El primer ministro, el socialista Edi Rama, aseguró este miércoles que el sí de su Gobierno sólo se daría a cambio de un plan transparente y de que Albania saliese "con la cabeza alta, ganadora y más limpia". Durante la sesión parlamentaria de hoy se oyeron opiniones muy distintas al respecto. "Cualquier decisión se basará en el futuro de Albania y de los jóvenes", secundó a Rama el presidente del Parlamento, Ilir Meta. Al contrario, tras calificar las protestas de "justas y legítimas", el diputado socialista Ben Blushi —correligionario de Rama— pidió al Gobierno de izquierdas que "se retire de las negociaciones" con EEUU.

Albania, miembro de la OTAN y fiel aliado de Washington, espera convertirse en candidato a entrar en la UE en diciembre

La sesión tuvo que ser suspendida durante varios minutos después de que varias diputadas del opositor Partido Democrático (PD, conservador) bloquearan el podio y solicitaran la presencia del primer ministro, que se halla en el extranjero de visita oficial. Líderes del PD han solicitado una moción de censura contra el primer ministro acusándole de "aventurero" por supuestamente esconder al pueblo que se ha ofrecido voluntariamente a destruir las armas, a pesar de que Albania carece de instalaciones para tal fin. Además, los demócratas han presentado hoy una solicitud para convocar un referéndum popular sobre el envío del arsenal a territorio albanés.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por otro lado, el eurodiputado socialista griego Kriton Arsenis interpeló hoy a la Comisión Europea para que intervenga en el asunto e impida que la destrucción se lleve a cabo en suelo albanés, un país que espera recibir el estatus de candidato a miembro de la UE el próximo diciembre.

Albania, país miembro de la OTAN con una población de 2,8 millones de habitantes, se declaró libre de armas químicas tras destruir en 2004 y con ayuda estadounidense unas 16 toneladas de sustancias químicas que las Fuerzas Armadas habían heredado de la época comunista. El proceso se desarrolló en Qafe Molle, cerca de Tirana. El país dispone de otro sitio de destrucción de armas cerca de Elbasan, escenario de una de las manifestaciones de hoy.

Desde la caída del régimen comunista de Enver Hoxha, la filiación proestadounidense del país balcánico se ha puesto de manifiesto en varias ocasiones. En 2003, en vísperas de la guerra contra Irak, Albania ofreció su territorio para que aviones de EEUU se entrenasen destruyendo búnkeres. En 2010, el predecesor de Rama en la jefatura del Gobierno, el conservador Sali Berisha, accedió a la petición estadounidense de acoger a seis chinos de la etnia uigur que habían sido liberados de la prisión de Guantánamo.

Reunión de la OPAQ

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que junto a Naciones Unidas lidera el proceso para librar a Siria de armas químicas pactado por la comunidad internacional, se reúne a puerta cerrada este viernes a partir de las diez de la mañana en su sede de La Haya. Tras haber culminado con éxito la primera fase de sus tareas en Siria con la revisión de las instalaciones químicas y el desmantelamiento de equipos de producción, la OPAQ debe proceder ahora a la parte más compleja de la misión: la eliminación de alrededor de 1.000 toneladas de agentes químicos.

El plan, negociado con Damasco, pasará por sacar las armas químicas fuera del país para proceder a su destrucción en un lugar seguro, una opción que favorecen desde el principio países como Rusia y que ha respaldado la propia OPAQ.

 

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS