Santos y las FARC negociarán sin pausa hasta llegar a acuerdos

Los equipos negociadores no se levantarán de la mesa hasta cerrar el tema de la participación en política del grupo guerrillero una vez abandonen las armas

Humberto de la Calle (centro) encabeza a la delegación colombiana en el proceso de paz.
Humberto de la Calle (centro) encabeza a la delegación colombiana en el proceso de paz.YAMIL LAGE (AFP)

En busca de acelerar los resultados, los equipos del gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC han alargado el actual ciclo de negociaciones –que debería haber terminado este lunes– para poder concretar de una buena vez un acuerdo sobre cómo será la participación política de los subversivos cuando se reintegren a la vida civil.

Lo hacen en momentos en los que la oposición encabezada por el expresidente Álvaro Uribe Vélez ha arreciado sus ataques en contra del proceso de paz y en los que una buena parte de la opinión pública en Colombia es incrédula sobre el éxito del mismo. El presidente Juan Manuel Santosque ha culpado a las FARC del lento avance de los diálogos– ya les había pedido a sus hombres en La Habana que regresarán “con resultados” a Bogotá.

Es la primera vez que se modifica la metodología con la que se ha llevado a cabo el proceso de paz para imprimirle mayor ritmo a los diálogos de paz. Hasta ahora, las dos partes se sentaban durante 11 días a negociar y una vez se cumplía ese plazo se levantaban de la mesa y descansaban otro tanto. Los negociadores guerrilleros se quedaban en La Habana y los del gobierno viajaban a Bogotá para seguir trabajando pero por separado.

Sin embargo, en la ronda actual que se desarrolla en el Palacio de Convenciones de La Habana, primero hubo una prórroga de dos días que se cumplió este lunes, la cual fue anunciada en un comunicado conjunto. “Trabajar sin pausa”, dijeron las dos partes. Y aunque hoy no ha habido ningún pronunciamiento, fuentes oficiales le confirmaron a este periódico que los delegados del gobierno seguirán en La Habana negociando con las FARC, hasta que se logre cerrar el punto de la participación en política, algo que podría suceder en los próximos días.

La participación política es el segundo punto de una agenda de seis en la que el gobierno y las FARC llevan casi cuatro meses de discusiones, desde que se aprobó a finales de mayo el primer punto de la agenda de negociación sobre el tema agrario. Con ese punto ocurrió lo mismo que ahora, ya que ante la falta de humo blanco, el optimismo comenzó a verse afectado. Solo seis meses después, los colombianos pudieron conocer parcialmente los primeros acuerdos.

Sin embargo, el alargue del actual ciclo, que podría darle un aire a los diálogos de paz, algo que además necesita con urgencia, se ha visto torpedeado por la aparición en redes sociales de unas fotografías que les fueron tomadas a varios guerrilleros de las FARC en La Habana donde aparecen haciendo turismo, y con las que el uribismo ha intentado mostrar las contradicciones de ese grupo subversivo que ha venido escalando sus ataques, sobre todo a la infraestructura eléctrica del país, en el último mes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La primera en difundir esas imágenes fue la Fundación Primero Colombia, plataforma web del uribismo que es hoy el principal opositor del proceso de paz con la guerrilla. En una de ellas se ve a tres guerrilleros, dos hombres y una mujer, en un catamarán tomando el sol. Ellos serían el número dos de las FARC y jefe de la delegación guerrillera en La Habana, Iván Márquez junto a Jesús Santrich, también negociador.

Las otras son del llamado canciller de las FARC, Rodrigo Granda, con Sandra Ramírez, viuda del fallecido jefe de las FARC, Manuel Marulanda alias ‘Tirofijo’, paseando por el centro histórico de la capital de Cuba. En otra aparece la holandesa Tanja Nijmejer posando en la Plaza de la Revolución y otra más es un primer plano del guerrillero conocido como Andrés París, tomando una bebida.

El más indignado por las fotografías fue el expresidente y ahora candidato al Senado, Álvaro Uribe, quien hizo eco de las mismas en su cuenta de Twitter, en la que lo siguen más de 2 millones de usuarios. Allí escribió: “Sibaritas de terroristas, Farc, La Habana, mientras en Colombia realizan secuestros masivos –pescas milagrosas–”.

Aunque las fotos son de muy baja calidad y no se podía identificar plenamente a los protagonistas, este lunes antes de entrar a una nueva sesión de negociación, las FARC reconocieron que se trataba de ellos y le restaron importancia. “Tenemos derecho a descansar”, dijo Granda uno de los fotografiados. También aclaró que se las tomaron en un momento de receso en las negociaciones.

Las reacciones del gobierno y políticos fueron opuestas. Mientras, Navarro Wolff, exguerrillero y posible candidato presidencial por la izquierda, dijo a medios locales que no se deben trivializar los diálogos de paz en una foto, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, quien se ha caracterizado por criticar fuertemente los actos de las FARC, dijo que “viven como reyes”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS