Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una alianza PRI-PRD impulsa la reforma fiscal en México

La propuesta que votarán los diputados deja fuera el IVA a las colegiaturas y a la venta y renta de casas

La propuesta inicial de Peña Nieto ha sido modificada.
La propuesta inicial de Peña Nieto ha sido modificada. EFE

La reforma hacendaria, una las más importantes que ha promovido el presidente Peña Nieto, ha salvado su último gran obstáculo gracias al apoyo de la izquierda. A falta de que la Cámara de Diputados apruebe la propuesta - algo que no debería presentar muchos problemas - el paquete de medidas ha obtenido en la noche de este miércoles el visto bueno de la Comisión de Hacienda y Crédito Público. Lo ha hecho con los votos a favor de los representantes del PRI y el PRD y en contra del PAN, un adelanto de lo que se espera que ocurra en la Cámara. Pero el borrador original ha sufrido cambios sustanciales y el PRI ha tenido que ofrecer concesiones a los dos principales partidos de la oposición para poder sacarla adelante.

El texto que votarán los legisladores conserva el alma de lo que anunció el pasado 9 de septiembre el presidente mexicano. No habrá IVA en medicinas y alimentos y se mantiene el aumento del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para los que ganan más de 500.000 pesos al año (unos 38.000 dólares). Sin embargo, esta segunda propuesta ha sufrido cambios respecto lo que ofreció Peña Nieto: un aumento del actual 30% al 32%. El dictamen votado el miércoles pone el tope en el 35% y plantea una aplicación gradual: 31% para los que ganan entre medio millón y 750.000 pesos; 32% para más de 750.000 pesos; 34% para más de un millón de pesos y 35% para aquellos que ingresos más de tres millones de pesos anuales. 

Se mantiene el discutido impuesto a las bebidas azucaradas y se incluye la propuesta de gravar con un 5% la “comida chatarra”

El Ejecutivo ya había hecho una modificación a la propuesta inicial que presentó Peña Nieto. El pasado 10 de octubre, varios legisladores del PRI - encabezados por César Camacho, presidente del partido - dijeron que corregirían el borrador y dejarían fuera algunas propuestas. Así se quedaban al margen del debate las propuestas de eliminar la actual exención del IVA a las colegiaturas privadas - una de las principales peticiones del PAN - así como a las hipotecas. En la sesión de este miércoles, la Comisión de Hacienda también aprobó que la renta y la venta de viviendas mantenga la exención del IVA, una de las peticiones del PRD. El presidente Peña Nieto había anunciado su intención de gravar estas transacciones.

Los priistas también anunciaron en esa ocasión que la discusión sobre el nuevo régimen fiscal de Pemex se produciría en el marco de la reforma energética, por lo que que no se discutirá junto al paquete fiscal sino más adelante. La propuesta de Peña Nieto plantea la posibilidad de reducir de un 79% al 60% la carga fiscal de la paraestatal. Eso supondría recaudar unos 53.000 millones de pesos menos de impuestos provenientes de la petrolera.

La propuesta consensuada por el PRI y el PRD mantiene algunas de las medidas que más protestas han despertado entre la población como la unificación del IVA en las zonas fronterizas - actualmente cinco puntos menor que en el resto del país - y el discutido impuesto a las bebidas azucaradas. Además, incluye una propuesta no contemplada inicialmente, la de gravar con un 5% de su precio la conocida como “comida chatarra”, con alto contenido calórico, que incluye chocolates y helados. Se respeta la creación del régimen de incorporación fiscal para intentar luchar contra el empleo informal

El precio que ha tenido que pagar el PRI al PRD para conseguir el apoyo del partido izquierdista se cristalizó en una rueda de prensa que ofreció el pasado martes el secretario de Economía y Hacienda, Luis Videgaray, en el Palacio Nacional. Flanqueado por Manlio Fabio Beltrones y Silvano Aureoles, coordinadores del PRI y el PRD en la Cámara de diputados respectivamente, Videgaray anunció un acuerdo de cinco puntos para poder avanzar en la aprobación de la propuesta. En la fotografía también apareció Miguel Ángel Mancera, el alcalde del Distrito Federal, puesto que la capital salió ganando con la negociación.

El acuerdo dejaba sin gravar con IVA los espectáculos y establecía que la pensión universal prometida por Peña Nieto no afectará a los programas que ya se realizan en algunas entidades. Además, se pactó la creación de un fondo compensatorio por la eliminación del régimen de pequeños contribuyentes (Repecos). Pero las mejores noticias para el Gobierno capitalino eran la creación de un fondo especial de capitalidad para la ciudad y otro para infraestructuras.

El dictamen aprobado este miércoles con 30 votos a favor, 12 en contra y una abstención por la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Congreso pretende reformar la ley de IVA, el impuesto de producción de servicios, la Ley Federal de Derechos y la Ley del ISR. Todo apunta a que la reforma fiscal podría aprobarse antes del fin de semana puesto que el 20 de octubre - el domingo - es el límite para aprobar la Ley de Ingresos de 2014 que incluirá los cambios fiscales que tienen que votar los diputados.