_
_
_
_

Maude Versini denuncia al exgobernador mexiquense, Arturo Montiel, en la CIDH

La francesa solicita una medida cautelar para ver a los hijos que tuvo con el dirigente priísta, quien ha impedido cualquier contacto desde 2011

Eva Saiz
Maude Versini.
Maude Versini.MLADEN ANTONOV (AFP)

El 16 de diciembre de 2011, la francesa Maude Versini envió a México a sus tres hijos, dos gemelos de ocho años y un niño con autismo de seis, para que pasaran las vacaciones de Navidad con su exmarido, el antiguo gobernador priísta del Estado de México, Arturo Montiel Rojas. Fue la última vez que vio a los pequeños. Desde entonces, la periodista de 39 años, ha iniciado una cruzada legal para tratar de recuperar su custodia, un periplo en el que asegura que se ha estrellado con la imparcialidad de la justicia mexicana, sometida, sostiene, a la influencia de su antiguo esposo. Versini, ahora, ha decidido acudir a los tribunales internacionales para obtener la justicia se le ha negado en México. Este martes ha presentado ante la sede de Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Washington, una medida cautelar para poder encontrarse con los niños.

“He tenido que venir hasta aquí porque en México no me han dado ninguna posibilidad de acceder a un juicio justo”, señaló Versini durante una entrevista concedida a EL PAÍS. “He luchado durante casi dos años ante los tribunales del Estado de México, que gobernó mi exmarido, y me ha sido imposible tener acceso a una justicia imparcial, ya que me enfrento a unos jueces totalmente influenciados por Montiel”, se lamenta.

En estos 23 meses, Versini ha llamado a las puertas de la justicia francesa y mexicana para recuperar a sus hijos y ver reconocido su “derecho como madre a ver y reunirse con sus hijos” y el de “los menores a estar con su madre”. La última escala de ese infructuoso peregrinar tuvo lugar a mediados de septiembre pasado cuando la Comisión Nacional de los Derechos Humanos solicitó al Tribunal Superior de Justicia del Estado de México que aplicara una medida cautelar para que Versini pudiera visitar durante dos horas a sus hijos. Montiel debía llevar a los menores al centro de Mediación de Toluca, pero nunca se presentó ni ha sido apercibido judicialmente.

Me ha sido imposible tener acceso a una justicia imparcial, ya que me enfrento a unos jueces totalmente influenciados por Montiel” Maude Versini

Versini cita ese episodio como una muestra del poder que denuncia que el antiguo gobernador -tío lejano y uno de los mentores políticos del actual presidente de México, Enrique Peña Nieto- todavía ejerce sobre el Estado que dirigió. Otro ejemplo del ascendente de Montiel sobre la justicia mexiquense es, para la francesa, el hecho de que la misma jueza, María Guadalupe Escalona Valdés, que en las dos primeras instancias del caso sobre la restitución de sus hijos, falló a favor de Versini, en la última apelación diera la razón a su exmarido. Escalona citó los artículos 12 y 13 de la Convención de La Haya que avalan la argumentación de Montiel de que son los propios menores los que se niegan a regresar con su exmujer.

“La juez estuvo completamente de acuerdo conmigo y reconoció que la persona que estaba maltratando a los niños era su propio padre, negándoles el contacto conmigo y ahora, esa misma jueza, con un expediente que no ha cambiado, dice justamente lo contrario y me niega la restitución”, denuncia Versini. La francesa alude a la resolución judicial de mayo de 2012 en la que la juez Escalona falló a su favor, para cambiar el sentido de su sentencia, tras conocer de la apelación de Montiel.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En la relación sentimental de Versini y Montiel confluyen el amor y el desamor, los intereses políticos, el poder, la corrupción, la venganza y el rencor en diferentes dosis. Ambos se conocieron en 2000. Ella acababa de llegar a México para hacer un reportaje para la revista Paris Match y él era gobernador del México. Montiel, que ahora tiene 70 años, se divorció de Paola Yáñez y se casó casi inmediatamente con Versini, para lo que reformó el código civil mexiquense para recortar el intervalo legal para contraer matrimonio. Un año antes de su divorcio, en 2007, el gobernador fue absuelto de varios casos de corrupción, pese a las abundantes pruebas en su contra

Muchos gobernantes y gente en el poder son cómplices de lo que está pasando nada más que porque Montiel es pariente y padrino de Peña Nieto"

Si Versini vio en todo ello una prueba de la influencia de su marido en el Estado que dirigía, elude decirlo. “La verdad es que mientras estuve casada con él nunca percibí esas influencias. No me percaté. Yo descubrí a un nuevo Arturo Montiel hace dos años”, asegura. La francesa achaca su cambio de actitud el que “no soporte” que ella haya rehecho su vida en Francia, donde se ha vuelto a casar. “Quiere hacerme pagar el hecho de que yo prefiriera divorciarme y no regresar con él”, asegura.

Versini denuncia la manipulación que su exmarido ejerce tanto sobre sus hijos pequeños -”Les ha dejado ver que soy una madre que los abandonó y que los maltrató y ellos están empezando a creer eso”, sostiene- como sobre el Estado de México y extiende su crítica al actual gobernador y al resto de autoridades mexicanas. “El nuevo gobernador, Eruviel Ávila, es completamente cómplice de este secuestro porque está permitiendo que en su propio Estado no haya justicia. Muchos gobernantes y gente en el poder son cómplices de lo que está pasando nada más que porque Montiel es pariente y padrino de Peña Nieto [su sucesor al frente del Estado de México]”.

La periodista pretende que su denuncia ante la CIDH “pueda ejercer presión sobre el Estado de México para que se haga justicia” y se respeten sus derechos como madre. Aunque Versini ha recurrido la decisión de la jueza Escalona ante la Suprema Corte de Justicia, la máxima instancia judicial mexicana -”ojalá atraiga el caso y pueda tener más posibilidades de ganar al tratarse de un tribunal federal”, señala-, los obstáculos legales y la indefensión que ha sentido en estos últimos dos años le hacen ser pesimista. “La justicia internacional es mi último recurso”, dice.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Eva Saiz
Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_