Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel impide a unos diplomáticos europeos entregar ayuda en Cisjordania

Una representante francesa fue agredida según dijeron varios testigos presenciales

El Ejército de Israel asegura que los activistas lanzaron primero piedras a los soldados

La diplomática francesa Marion Fesneau-Castaing en el suelo, rodeada de soldados israelíes.
La diplomática francesa Marion Fesneau-Castaing en el suelo, rodeada de soldados israelíes. AFP

Un grupo de soldados israelíes confiscó este viernes en Cisjordania un camión cargado con tiendas de campaña y ayuda de emergencia destinadas a un grupo de palestinos cuyas casas fueron demolidas el lunes, y mientras desarrollaba esa labor retuvo momentáneamente a un grupo de diplomáticos europeos. A uno de ellos, la representante francesa Marion Fesneau-Castaing, los uniformados la sacaron a la fuerza de uno de los camiones cargados con ayuda de emergencia y la empujaron contra el suelo, para luego encañonarla, según denunciaron varios testigos presenciales que acusan a las Fuerzas de Defensa de Israel de maltrato y exceso de fuerza.

La diplomática francesa viajaba en un coche oficial español, que fue retenido brevemente por las Fuerzas de Defensa de Israel después del altercado, dado que los soldados le exigían a Fesneau-Castaing que les entregara su pasaporte, algo a lo que ella se negó. Tras unos quince minutos, los uniformados israelíes permitieron al coche español que regresara a Jerusalén. “Podemos confirmar que durante una misión humanitaria a un agente consular se le sacó por la fuerza de un vehículo, con brutalidad”, dijeron a este diario fuentes consulares francesas. “Ahora esperamos que desde París se dé una respuesta adecuada al incidente”, añadieron.

Hanan Ashrawi, miembro del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina, le ha pedido por carta al cónsul general de Francia en Jerusalén, Herve Magro, que “haga lo posible por que Israel rinda cuentas por este grave ataque e intento deliberado de intimidación”. “Si no lo hace, le enviará a Israel el mensaje de que puede continuar con sus políticas de intransigencia y agresión” ha añadido.

Las Fuerzas de Defensa de Israel demolieron el lunes un conjunto de viviendas construidas con madera y chapa metálica en Jirbet al Majul, al norte del valle del Jordán. Durante esta semana, varias agrupaciones humanitarias han llevado asistencia alimentaria y material a las 120 personas que han quedado sin casa, palestinos que se dedican al pastoreo. Recientemente, la Corte Suprema de Israel ordenó la demolición de esas viviendas por considerarlas ilegales. Se encuentran en área C de Cisjordania, que está sobre control civil y militar de Israel, y que la Autoridad Palestina reclama para la formación de un Estado independiente en las negociaciones que están teniendo lugar bajo la mediación de Estados Unidos.

La organización humanitaria Acted trató de llevar este viernes a esos palestinos varias tiendas de campaña y otro material de emergencia. A sus empleados les acompañaron diplomáticos de España, Francia, Reino Unido, Irlanda, Suecia, Grecia, Australia, Brasil y representantes de la Unión Europea y Naciones Unidas. “Los soldados israelíes nos impidieron llegar hasta los palestinos con la ayuda”, dijo un diplomático europeo que estuvo presente en el incidente. “Confiscaron el camión con la ayuda y mostraron una actitud enormemente agresiva con los diplomáticos”, añadió. Los testigos dijeron que los uniformados emplearon al menos tres granadas aturdidoras para intimidar a los diplomáticos.

“En este caso, Israel creó la necesidad de ayuda y logró obstruir que esa misma ayuda llegara a aquellos que la necesitaban”, opina el activista Neil Kirrane, de la organización de ayuda al desarrollo sueca Diakonia, que estuvo presente durante el intento de entrega de la ayuda a los palestinos. “Israel está obligado a facilitar el suministro de ayuda de emergencia de forma rápida y sin obstrucciones, y en este caso empleó la fuerza para impedir que se distribuyera el material necesario para atender a personas afectadas por una decisión suya”, añade.

Preguntada por este diario, una portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel explicó que “tras un intento ilegal de entregar tiendas de campaña cerca de Hendat, al norte del valle del Jordán, nuestro personal de seguridad respondió en el sitio a un intento de violar una orden de la Corte Suprema. Un grupo de palestinos y activistas extranjeros se opuso con el uso de la violencia, lanzando piedras, alcanzando con ellas a varios agentes del orden. El ejército respondió a esa agresión con los medios de dispersión adecuados, confiscando las tiendas, deteniendo a tres palestinos que eran los instigadores principales del suceso. Además, remitirá a las autoridades el caso de aquellos representantes extranjeros que haya abusado de sus privilegios diplomáticos”.

El incidente llegó un día después de que el negociador jefe palestino, Saeb Erekat, visitara ese mismo lugar con diplomáticos europeos a los que les mostró lo que considera trabas impuestas por Israel al proceso negociador, como la demolición de las viviendas palestinas. “¿Se puede considerar normal este comportamiento en alguien que dice que quiere alcanzar un acuerdo? ¿Con este nivel de confianza quieren que lleguemos a la solución de dos Estados?”, dijo Erekat en aquella visita.