Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los gigantes petroleros, ausentes de la subasta más importante de Brasil

Ni las grandes compañías británicas ni las estadounidenses se han interesado en la exploración del campo de Libra

El área del presal, a 300 km de la costa de Río de Janeiro.
El área del presal, a 300 km de la costa de Río de Janeiro. EFE

Las mayores empresas de petróleo del mundo no se han presentado a la subasta para la exploración del campo de Libra, considerado el mayor yacimiento de crudo de Brasil y con capacidad para producir hasta 4.000 millones de barriles. Ni las americanas Exxon y Chevron ni las británicas, BP y BG se apuntaron a la subasta que tendrá lugar el próximo 21 de octubre.

Según Magda Chambriard, directora general de la Agencia Nacional de Petroleo (ANP), el Gobierno esperaba que se hubiesen presentado para participar en la subasta por lo menos 40 empresas, entre ellas las grandes americanas y británicas. Concluido el plazo, sólo once han pagado la cuota de inscripción que les permitirá participar. “Esperábamos 40 empresas, pero existe en este momento un contexto mundial de situaciones muy específicas que han llevado a esa situación”, afirmó Chambriard. Sin embargo, las empresas que han preferido esta vez abstenerse de participar han “demostrado igualmente interés en Brasil”, ha subrayado.

Según Paulo Roberto Costa, de la Costa Global Consultoría, la ausencia de las grandes petroleras mundiales “ha sido una sorpresa ya que el área de Libra es enormemente interesante y no existen en el mundo oportunidades semejantes a las del presal brasileño”.

Miriam Letâo, en su columna de este viernes en el diario O Globo, afirma que, a pesar de que el Gobierno de Rousseff “ha sufrido un revés con el desistimiento de las cuatro mayores petroleras del mundo”, no por ello la subasta de Libra “supone un fracaso”, ya que han acudido once empresas interesadas.

Los motivos que se alegan para explicar la ausencia de tantas empresas varían según quien los formula. Uno de ellos es que Petrobras deberá contar por ley por lo menos con un 30% de participación en cualquier consorcio. “Puede que eso haya hecho huir a las empresas que quieren mayor autonomía para operar”, ha explicado Costa. En general, se insiste en la preocupación de algunas empresas por un cierto “intervencionismo del Gobierno” y por el “cambio excesivo de reglas” por el camino, lo que habría podido influir en la decisión de las compañías.

La ANP no ha dado a conocer el nombre de las once empresas que han decidido participar aunque, según Reuter, entre ellas figuran la japonesa Mitsui, la india ONGC, la anglo-holandesa Schell, la colombiana Ecopetrol, la francesa Total y las chinas Sinopec, Sinochem y China National Petroleum Corp (CNPC). Todas habrían pagado la cuota de inscripción de dos millones de reales (900.000 dólares). El Gobierno brasileño cuenta con conseguir en esa extracción de crudo 900.000 millones de reales en 30 años.

También hay quien defiende que la ausencia de las grandes empresas americanas es una posible consecuencia de las acciones de espionaje llevadas a cabo con Petrobrás, que fue uno de los motivos que hicieron a la presidenta Dilma Rousseff desistir de su viaje de Estado a Washington. Argumenta que ya se había conocido que muchas petroleras americanas estaban interesadas en participar a la subasta de Libra. Más acertada parece la explicación de la directora de la Agencia Nacional de Petróleo que ha insistido en la "especial conyuntura" por la que pasan hoy algunas de las empresas mundiales de petróleo.