Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China reconoce que un funcionario murió ahogado durante un interrogatorio

Un diario oficial publica un informe forense y fotos de la muerte de Yu Qiyi para luego borrarlas

Seis investigadores chinos han sido acusados de ahogar a un funcionario local durante un interrogatorio interno del Partido Comunista. Yu Qiyi, ingeniero jefe de una compañía estatal de inversión industrial de la ciudad costera de Wenzhou, murió cinco semanas después de ser detenido a principios de marzo. Ayer por la mañana, un artículo del Beijing Times sobre la acusación a los investigadores aparecía en portales estatales de noticias, y provocó un estallido de discusión en los medios sociales chinos. Pocas horas después fue retirado.

Tras negarse en repetidas ocasiones a responder a sus interrogadores, Yu fue desnudado e introducido en una bañera de agua helada, mientras le sumergían la cabeza repetidamente, según el periódico chino Beijing Times, que cita documentos de la corte de la acción judicial. Los investigadores se detuvieron cuando Yu dejó de luchar, dice el artículo. Seguidamente le llevaron al hospital donde falleció.

Yu fue desnudado e introducido en una bañera de agua helada, mientras le sumergían la cabeza repetidamente

De los seis investigadores que interrogaron a Yu, cinco son miembros de la Comisión de Control Disciplinario del Partido Comunista, la principal agencia anticorrupción del país, el otro es un fiscal local. Han sido acusados de causar daño intencionadamente y están a la espera de ser juzgados.

"Yu Qiyi era un hombre fuerte antes de ser detenido (…), pero estaba flaco cuando murió", dijo Wu Qian, la mujer de Yu al mismo diario."Tenía heridas internas y externas de los 38 días (en prisión). Tiene que haber sido torturado de otras formas a parte de los ahogos expuestos por el fiscal."

El juicio ofrece un ejemplo más del turbio proceso anti-corrupción iniciado en el partido Partido Comunista Chino poco después de la caída en desgracia en 2012 de Bo Xilai, el poderoso exdirigente del Partido Comunista en la ciudad de Chongqing. Bajo el “shuanggui”, una abreviatura utilizada para identificar una cláusula en los reglamentos del partido que requiere a sus miembros que expliquen sus delitos en un lugar y tiempo estipulados, los investigadores pueden detener a sospechosos durante un período de tiempo ilimitado sin ningún tipo de control judicial.

La viuda de Yu vio a su marido por la vida última vez en el aeropuerto de Pekín el 1 de marzo, cuando ella regresaba a Wenzhou, al sur de la capital, según el South China Morning Post. Días más tarde, la empresa de Yu le llamó para decirle que su marido estaba bajo “shuanggui” por presuntas violaciones disciplinarias. "No me dijeron cuánto tiempo tardarían, ni me dejaron verlo, sólo dijeron que no deberíamos crear un escándalo al respecto", dijo Wu al diario.

El juicio ofrece un ejemplo más del turbio proceso anti-corrupción iniciado en el partido Partido Comunista Chino

El 9 de abril las autoridades locales le transmitieron que Yu había muerto por un accidente mientras se bañaba. Pero la presencia de contusiones profundas que cubrían su cuerpo contradecían esas declaraciones. Tras conocer la noticia, Wu y su familia pusieron en marcha una campaña online difundiendo fotos del cuerpo de Yu lleno de moratones en la red social de microbolgs Sina Weibo, que obligó a las autoridades a investigar la muerte. Una autopsia reveló que Yu había muerto por respirar líquidos que hicieron que sus pulmones dejaran de funcionar. Los seis investigadores del partido fueron detenidos el 15 de mayo y formalmente arrestados un mes después.

"Esto demuestra lo asustados que están", dijo Pu Zhiqiang , uno de los abogados que representan a la familia de Yu en el caso, al periódico estadounidense The Wall Street Journal. "El uso de estas investigaciones no sólo perjudica a gente como Yu Qiyi, sino que también perjudica a la gente que inflige el daño. La Comisión de Control Disciplinario arruina investigaciones."

Pero Pu dijo que aún así era alentador que el proceso en sí se llevara a cabo, y añadió que había fracasado en sus intentos con otros dos casos de miembros del Partido Comunista que murieron bajo shuanggui. Alrededor de 160.000 personas fueron investigadas por la Comisión de Control Disciplinario el año pasado, según datos facilitados por el Partido Comunista en una conferencia de prensa en enero.