Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El espíritu de "I have a dream" sigue más vivo que nunca

Miles de personas conmemoran el 50 aniversario del discurso histórico de Martin Luther King en Washington

Miles de personas acuden a la conmemoración del discurso de Martin Luther King hace 50 años.
Miles de personas acuden a la conmemoración del discurso de Martin Luther King hace 50 años. AFP

Justo medio siglo después del histórico discurso "I have a dream" que Martin Luther King, asesinado en 1968, pronunció en las escalinatas del monumento a Lincoln en Washington, miles de personas han querido rememorarlo en las calles de la capital. El discurso del pastor está considerado como uno de los cinco más importantes y significativos que se han pronunciado en el país. Más de 60 personalidades de la cultura y la política estadounidenses han querido estar presentes en esta fecha en el mismo punto en el que King “inspiró al mundo”. Entre ellos, los expresidentes Bill Clinton y Jimmy Carter; personajes de la televisión, como Oprah Winfrey; actores, como Jamie Foxx o Forest Whitaker, y cantantes como LeeAnn Rimes, quien ha interpretado Amazing Grace. Todos han querido formar parte de esta importante cita.

Antes de dar su discurso el presidente Barack Obama -último discurso de la jornada- ha acudido a las escalinatas del monumento Lincoln junto a Jimmy Carter, Bill Clinton y Michelle Obama. Los cuatro en pie han cantando el himno estadounidense. "Es un honor estar aquí. Tenemos una tremenda agenda delante de nosotros y es gracias a Martin Luther King, una muestra de que su sueño sigue vivo. Tenemos la responsabilidad de hacer nuestra nación más fuerte, porque él la hizo mejor", ha expresado Carter. "Martin Luther King tuvo un sueño, en el que en América blancos y negros se sentaban a la misma mesa. Su discurso cambió América, incluso la visión de un niño de 17 años que veía el discurso solo en el salón de su casa", ha dicho emocionado Clinton. "No nos podemos detener hasta conseguir los mismos derechos para todos. Aquella protesta, aquél discurso, cambió este país", ha agregado el expresidente.

“Este es nuestro momento. Nosotros, que estamos en el mismo sitio en el que estuvieron miles de personas hace 50 años, aquellos que fueron valientes y nos inspiraron. Ahora somos nosotros los que tenemos que seguir su camino, somos los responsables”, ha señalado Whitaker en su discurso. Por su parte, la presentadora Oprah Winfrey ha resaltado que “tenía nueve años cuando pasó y no pude venir, han pasado 50 años pero estoy aquí. El discurso de Martin Luther King fue su sueño para América y se lo dijo desde aquí a toda América, aunque inspiró a todo el planeta. King creyó que nuestros destinos estaban interconectados y sabía que nuestras esperanzas y sueños son para todos nosotros los mismo”.

El presidente Barack Obama, Michelle Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter acuden juntos a las escalinatas del monumento a Lincoln en Washington.
El presidente Barack Obama, Michelle Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter acuden juntos a las escalinatas del monumento a Lincoln en Washington. AFP

Desde primera hora de la mañana, las calles de Washington se han acicalado para un día inolvidable. El primer evento ha tenido lugar en una iglesia. Bajo el lema 'Libertad, la audacia de creer' la reverenda Bernice King, hija de Martin Luther King, ha leído el sermón con los mismos criterios y entusiasmo espiritual que transmitía su padre para defender la lucha por los derechos civiles. Bernice King, que tenía tan sólo cinco meses cuando su padre dio el discurso aquel 28 de agosto, ha sido el único de los hijos de King en convertirse en predicadora. "Como comunidad de fe tenemos que ser la cabeza y no la cola", ha afirmado. "Tenemos que ser el centro de la lucha para conseguir justicia, libertad y igualdad”.

El espíritu de King sigue muy vivo en EE UU; hecho que han demostrado las miles de personas de todas las razas que han ignorado el clima caluroso y extremadamente húmedo en la capital -ha llegado a llover a ratos- y han vivido con mucha emoción tan ansiado momento histórico. “Tenía nueve años cuando Martin Luther King dio su discurso y mis padres no vinieron porque yo era muy pequeño. Estoy aquí para conmemorar las palabras y los hechos de un gran hombre. Vengo de una entrevista de trabajo, he dejado mi traje y me he comprado una camiseta -en la que se señala libertad- y me he dicho: No puedes ir a casa pasando lo que está pasando hoy”, ha afirmado con emoción Alain Brame, de 59 años y nativo de Baltimore, Maryland.

El representante de Georgia, John Lewis, congresista demócrata, también ha participado en la celebración, y ha querido recordar el caso del asesinato de Trayvon Martin y el hecho de que ahora en EE UU conviven muchas razas. "Como ha dicho Lewis, todavía queda mucho trabajo por hacer. Ahora el Tribunal Supremo ha sentenciado que es necesario presentar la documentación para votar en muchos Estados, como Texas y Ohio; para mí aún existen muchas trabas por parte del Gobierno”, ha dicho con disgusto Brame. “Hay que hacer mucho por la igualdad, para comprender las palabras de King”, ha enfatizado este hombre a los pies del monumento George Washington.

Decenas de miles de personas han querido que este día no solo significara el recuerdo de las palabras del político asesinado, sino la idea firme de los asistentes de que la lucha contra las desigualdades en EE UU, y en el mundo, debe continuar. Un día en el que muchos han aprovechado para reivindicar las cosas “que quedan por hacer”. Los presentes han pedido una reforma migratoria válida y “ya”, han criticado al presidente Barack Obama por la inminente guerra en Siria, acusándole de “hipócrita por no cumplir su palabra de paz” y han pedido a gritos, con discursos y cantando más igualdad para los más pobres, para las mujeres, para los niños.

“Estamos aquí para decir no a la guerra en Siria. Obama nos ha traicionado porque no ha creado la política interior que prometió en campaña. Estamos aquí hablando de justicia, libertad y empleo, pero realmente si vamos a la guerra vamos a gastar nuestro presupuesto en armas. Y no va a poder hacer nada y, en el proceso, se van a perder muchas vidas humanas. La hipocresía es que no va a mencionar a Siria hoy pero, en cambio, es algo que todos vamos a tener presente. Si vamos a la guerra mañana, eso va a ir con nosotros siempre”, ha explicado Nur Mir, de 22 años y coordinadora de la campaña contra los drones, una organización formada tan solo por mujeres con sede en Washington.

“El ejemplo de un solo hombre como King debe impregnarse no solo en aquellos que fueron protagonistas hace 50 años sino en las generaciones futuras. Nunca debe ser olvidado”, ha dicho con emoción Dan Brannen, de 51 años y activista durante 25 años por los derechos civiles en EE UU. “Hay que recordar que todos tenemos grandes aspiraciones, y ese es el ejemplo que nos mostró King y es el espíritu que debe continuar para conseguir un mundo mejor”, ha concluido este hombre.