Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos de la ONU completan su segundo día de investigaciones

Damasco retrasíó esta segunda jornada de trabajo alegando inseguridad

El régimen sirio asegura que entregó ayer a la ONU pruebas de que los rebeldes perpetraron el ataque químico

Los inspectores de Naciones Unidas que se encuentran en Damasco investigando el presunto ataque con armas químicas denunciado por los rebeldes han regresado ya a su hotel en el centro de la capital siria desde el lugar donde supuestamente fue gaseada la población civil, en varios suburbios de la ciudad.

La de este miércoles ha sido la segunda visita que realiza el equipo de expertos y que el Gobierno de Bachar El Asad retrasó —estaba prevista para este martes— ya que, según el régimen, los rebeldes, que controlan varias zonas que rodean la ciudad, no son capaces de garantizar la seguridad del equipo de investigación. El lunes, los inspectores se vieron obligados a retrasar otra inspección tras recibir disparos de un francotirador. Horas antes, varios proyectiles de mortero cayeron cerca del hotel Four Seasons, donde se alojan los expertos de Naciones Unidas.

Precisamente esta tarde el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha asegurado que los inspectores de la ONU necesitan cuatro días en Siria para concluir su investigación sobre el presunto ataque con armas químicas.

Por otra parte, Damasco asegura que ha presentado al Consejo de Seguridad de la ONU pruebas que, según el régimen, vinculan a los opositores con el ataque químico de hace una semana que causó la muerte de cientos de personas a las afueras de Damasco. "Hemos entregado a Naciones Unidas todas las pruebas y documentos que muestran que fue la oposición, no el Estado, la que utilizó armas químicas", ha dicho el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Miqdad, tras haber mantenido conversaciones con funcionarios de la ONU.

Miqdad ha asegurado que el régimen sirio entregó ayer esas presuntas evidencias del ataque e insistió en que nunca usarían armas químicas contra su pueblo "en caso de que las tuvieran". El alto cargo de la diplomacia siria ha ido más lejos al acusar a EE UU, Reino Unido y Francia de ayudar a "terroristas" a emplear armas químicas en el país, y ha pronosticado que esos mismos grupos "pronto" usarán las mismas armas para atentar en Europa.

Una misión de la ONU se encuentra actualmente en Siria —donde continuarán, en principio, hasta el sábado— para investigar varios casos de supuestos ataques químicos, de los que el régimen y la oposición se acusan mutuamente. Los expertos del organismo multinacional han visitado este miércoles los suburbios de Zamalka y Yobar, en la periferia de la capital, en su investigación del supuesto ataque denunciado por los opositores.

El Gobierno sirio ha negado en reiteradas ocasiones el uso de armas químicas contra la población, aunque Estados Unidos y otros países aliados están convencidos de la autoría de Damasco y han amenazado con lanzar una intervención militar.

El ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem, retó ayer a esos países a demostrar que su ejército ha utilizado armas químicas contra los civiles y dijo que se defenderá de un eventual ataque "con todos los medios disponibles".