Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un periodista ha sido asesinado en Guatemala, el segundo en este mes

Es el cuarto comunicador de provincias que muere en 2013

El cuerpo del periodista en un camino de tierra.
El cuerpo del periodista en un camino de tierra.

El periodista Carlos Alberto Orellana, de 73 años, fue asesinado a tiros la mañana de este lunes y su cuerpo fue abandonado en un camino de tierra en el municipio de San Bernardinoen la región suroccidental de Guatemala. De acuerdo a las primeras informaciones de la Fiscalía, el cuerpo presentaba dos impactos de bala en la sien izquierda.

El cadáver del comunicador fue reconocido por uno de sus hijos, Carlos Orellana Lepe, que dijo a la prensa que su padre salió de casa, como acostumbraba, al filo de las seis de la mañana. Los fiscales que atienden la escena del crimen señalaron que junto al cuerpo encontraron su cartera, con sus documentos de identificación, y dinero en efectivo, lo que descarta el robo como móvil del crimen.

Orellana Chávez fue director de Radio Victoria, la emisora más importante de la región, desde 1975 a 2000. También se dedicó a la política y en la legislatura 2000-2004 fue alcalde de Mazatenango, la capital de la provincia de Suchitepéquez, impulsado por el ya desaparecido Frente Republicano Guatemalteco (FRG, el partido del general Efraín Ríos Montt).

Con Orellana suman cuatro los periodistas de provincia asesinados en 2013. Dos de ellos, en lo que va de agosto. La primera muerte se registró a mediados de marzo en la ciudad de Jutiapa, donde fue acribillado Napoleón Jarquín Duarte. El 7 de abril en Jalpatagua (Jutiapa, este), fue asesinado Luis Alberto Lemus Ruano. El 6 de agosto también murió asesinado el periodista Luis Lima. Hasta la fecha, todos los crímenes permanecen en la impunidad.

La semana pasada también fue atacado a tiros el periodista Freedy Rodas Arreaga, de 42 años, quien se recupera de sus heridas en un hospital de la capital guatemalteca. La Policía anunció el domingo que ha detenido a una persona sospechosa del ataque.