Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Tras el golpe, la locura

Los Hermanos Musulmanes no se iban a retirar voluntariamente del escenario, cuando se les ha arrebatado el Gobierno

Quién contase con que los Hermanos Musulmanes se iban a retirar voluntariamente del escenario político, y hasta de la calle misma, cuando se les ha arrebatado la presidencia y el Gobierno de la nación, es que desconoce su capacidad de resistencia. No es el caso del Ejército y la clase política egipcios, que contaban con su aguante y han obrado consecuentemente, echando un órdago. La brutal represión era cuestión de tiempo, y el tiempo era el final de Ramadán. El caos no podía llegar en el mes sagrado pero era inevitable a su conclusión. Y ha ocurrido solo dos días después del fin de las festividades.

Creer que la democracia y la revolución son posibles en un Egipto con los hermanos acallados, es un absurdo ejercicio de posibilismo. Hemos tenido un ejemplo en las buenas intenciones de la mediación internacional. Lo efectivo habría sido condenar el golpe desde el principio y que la comunidad internacional exigiese la reposición de Morsi. El Ejército egipcio no es una fuerza política que se avenga a razones. Y ha pasado lo que tenía que pasar, la tragedia era inevitable.

Los militares, tras el golpe de Estado, se hallaban en un callejón sin salida. Ni podían dar marcha atrás ni tenían posibilidades de ofrecer un futuro democrático a Egipto. Y lo más sangrante es que se han visto aupados por las fuerzas a las que durante años han reprimido: los naseristas, los liberales, el centroizquierda y hasta la izquierda radical, que ahora se asoman al abismo.

Las matanzas, el estado de excepción, el toque de queda y el fin de las libertades parecen el escenario natural tras un golpe de Estado. El proceso del golpe clásico se ha consumado. Desde hace más de cuatro décadas, el pensamiento del Ejército siempre ha sido el mismo: nosotros o el caos. Cada día de presidencia de Morsi dejó claro que el problema no era Mubarak sino el Ejército mismo. Morsi miró para otro lado y lo pagó caro.

En las actuales circunstancias ¿Puede pensarse que la revolución continúa, como pretendía la masa de manifestantes que aclamó la intervención del Ejército? Por paradójico que parezca, son los Hermanos Musulmanes quienes han mantenido el espíritu de la revolución tras el golpe, con sus acampadas y su protesta pacífica. Ahora lo que el Ejército pretende es clausurar la calle, lugar de todo el proceso revolucionario. Pero ello no será posible sin más matanzas, los hermanos no van a esconderse. Su presente y su futuro pasan por la vía política, no la obra social y la piedad religiosa del pasado.

Egipto se adentra en el abismo. Es mucho lo que está en juego. Ha llegado el momento de una presión internacional efectiva y de que las fuerzas políticas que derrocaron a Morsi demuestren su talante democrático reconociendo la represión y exigiendo su fin. Hoy más que nunca está en sus manos el futuro del país. Porque al Ejército solo le queda reprimir y a los hermanos dejarse matar.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Luz Gómez García es profesora de Estudios Árabes e Islámicos en la Universidad Autónoma de Madrid.


Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción