Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evo Morales acepta las disculpas europeas por vetarle el espacio aéreo

El presidente de Bolivia quiere mantener sus relaciones con los países que no le permitieron cruzar en avión su espacio aéreo

Morales con Correa, presidente de Ecuador, ayer en Quito.
Morales con Correa, presidente de Ecuador, ayer en Quito. REUTERS

Bolivia ha aceptado públicamente las disculpas presentadas por cuatro países europeos a fin de continuar las relaciones entre sí, según ha anunciado el presidente Evo Morales. El máximo dirigente boliviano se vio envuelto el 2 de julio en un rocambolesco incidente diplomático mientras sobrevolaba Europa.

“Aceptamos las disculpas de los cuatro países [Portugal, Francia, España e Italia] como un primer paso porque queremos continuar con las relaciones de respeto entre nuestros países, relaciones de complementariedad y solidaridad”, ha señalado Morales, para aclarar después que “el Estado Plurinacional se reserva el derecho de continuar con las acciones emprendidas ante organismos internacionales y de acudir ante las instancias que crea necesarias para logra una completa reparación frente a esta agresión, para que estos hechos no vuelvan a ocurrir nunca más”.

Morales informó de que ha dispuesto que los embajadores bolivianos replegados en señal de protesta tras el incidente diplomático en cielos europeos retornen a sus respectivos destinos. Junto con ellos, volverán los embajadores de Ecuador, que también fueron llamados en consulta por su Cancillería en una acción solidaria con Bolivia.

El Jefe de Estado ha destacado y agradecido durante una conferencia de prensa en La Paz el apoyo recibido de la Organización de Estados Americanos, de la Unión de Naciones Suramericanas, del Mercado Común del Sur (Mercosur), de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, de la Alianza Bolivariana de los pueblos de América (ALBA), de los países no alineados y de numerosas organizaciones civiles de la región.

El 2 de julio el avión presidencial de Bolivia se vio obligado a aterrizar de urgencia en Viena después de que sus permisos de sobrevuelo por zonas áereas europeas fueron cancelados cuando estaba por ingresar al espacio aéreo de Francia en la ruta Moscú–La Paz.

Portugal denegó el permiso un día antes por razones técnicas, según la explicación oficial. Italia lo hizo posteriormente, mientras que España, de acuerdo a la nota explicativa que el embajador Ángel Vásquez hizo llegar a la cancillería boliviana, nunca canceló el permiso de sobrevuelo y de escala en las Islas Canarias. Sí se disculpó por las acciones del embajador en Viena, Alberto Carnero, que importunaron al presidente Morales.

El avión presidencial boliviano estaba bajo la sospecha de que trasladaba desde Moscú al estadounidense Edward Snowden, buscado por su gobierno por develar los sistemas de espionaje internacional utilizados por la Agencia Central de Informaciones (CIA, por sus siglas en inglés), donde trabajó Snowden.

El incidente ocasionó una ola de indignación en la región y los presidentes de Ecuador, Venezuela, Argentina y Uruguay se reunieron en Cochabamba para expresar su respaldo a Morales y su condena a los cuatro países europeos. Similares reuniones se dieron en el seno de la OEA y de MERCOSUR, así como en la ONU, cuya comisión de Derechos Humanos recibió una denuncia boliviana por violación de derechos del presidente Morales.

La ocasión también ha reavivado sentimientos anti-imperialistas en América Latina y ha renovado la popularidad del presidente boliviano en su país, que había descendido por el descontento de sus compatriotas ante una gestión que no termina de solucionar los problemas ciudadanos.