Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal cierra la crisis política con un nuevo Gobierno de coalición

Paulo Portas, cuya dimisión como ministro de Exteriores desencadenó la inestabilidad, se convierte en el hombre fuerte del Ejecutivo

El presidente portugués, Cavaco Silva.
El presidente portugués, Cavaco Silva. EFE

Portugal cierra la crisis política que, desde primeros de julio, ha desestabilizado el país desde el punto de vista institucional y económico con un nuevo Gobierno de coalición de centroderecha que aspira a llegar al final de la legislatura, en 2015. El primer ministro, Pedro Passos Coelho, líder del conservador PSD, ha presentado al presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, la composición del nuevo Gabinete.

En él figura, como hombre fuerte (y cargo de vice primer ministro) el hasta ahora ministro de Asuntos Exteriores, Paulo Portas, líder de la otra pata de la coalición, el democristiano CDS, cuya dimisión como responsable de la política exterior de Portugal, el pasado 2 de julio, desencadenó la crisis que ha tenido al país en suspenso hasta ahora, ya que hacía saltar por los aires dicha coalición y con ella, la estabilidad política que tanto había alabado la troika.

Cavaco Silva, esta vez, ha aceptado este nuevo Gobierno. No lo hizo hace quince días, cuando Passos Coelho se tuvo que volver al despacho con la lista (casi igual que la de ahora) en el bolsillo después de proponérsela al jefe del Estado. El presidente de la República portuguesa, en vez de refrendar al nuevo Gobierno, exigió a las dos formaciones de la coalición gubernamental que llegaran, junto al Partido Socialista de Portugal, actualmente en la oposición, a un “acuerdo de salvación nacional” a medio plazo, encaminado a ganar estabilidad política y credibilidad económica de cara al exterior. No fue posible. El PS se negó. Adujo que no estaba dispuesto a aceptar la política de austeridad que el Gobierno está llevando desde que tomó el poder y que está dispuesto a llevar aún, aclarando que es una política inevitable e impuesta por las circunstancias económicas y la troika.

Ahora, sin acuerdo a la vista, Cavaco Silva da pista libre a este nuevo Gobierno, en el que Portas gana mucho peso político, ya que entre sus funciones estarán la de servir de intermediario ante la troika y coordinar las políticas económicas. La renovación del Gobierno es de fuste: además de Portas, hay otras cinco modificaciones (entre salidas y cambios de cartera) sin contar la actual ministra de Finanzas, Maria Jesús Albuquerque, que fue nombrada el pasado 1 de julio. Entre las nuevas caras destacan el nuevo ministro de Asuntos Exteriores, Rui Machete, histórico militante del PSD y el nuevo ministro de Economía, António Pires de Lima, perteneciente al CDS. Todos tomarán posesión de sus nuevos cargos el miércoles.