Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El flujo de refugiados sirios es el mayor desde el genocidio de Ruanda

ACNUR advierte de que 6.000 personas huyen cada día de Siria para escapar de la guerra civil

Un niño sirio en el campo de refugiados de Zatari. Ampliar foto
Un niño sirio en el campo de refugiados de Zatari. EFE

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha advertido este martes de que alrededor de 6.000 personas huyen cada día de Siria para escapar de la guerra civil iniciada hace más de dos años, un flujo inédito desde el genocidio registrado en Ruanda en 1994, que concluyó con 800.000 muertos.

Actualmente, esta agencia de Naciones Unidas tiene registrados a alrededor de 1,8 millones de refugiados sirios, principalmente en Líbano (600.000), Irak (160.000), Egipto (90.000), Turquía y Jordania. Dos tercios del total de estos refugiados han huido de su país desde principios de año.

El máximo responsable de ACNUR, Antonio Guterres, ha calificado de "escalofriantes" los datos, inéditos "desde el genocidio de Ruanda de hace casi 20 años".

También ha comparecido ante el Consejo el secretario general adjunto de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ivan Simonovic, que ha cifrado en 92.901 el número de personas fallecidas en Siria por el conflicto. Más de 6.500 de estas víctimas eran niños.

Por su parte, la secretaria adjunta para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, ha subrayado que "las consecuencias de seguridad, económicas, políticas, sociales, de desarrollo y humanitarias de esta crisis son extremadamente graves y su impacto, enorme". Amos ha alertado de las consecuencias "a largo plazo" para las "futuras generaciones".

Asimismo, ha indicado que 6,8 millones de sirios necesitan asistencia humanitaria urgente, entre ellos más de 4,2 millones de desplazados internos. Los últimos estudios del Programa Mundial de Alimentos cifran en 4 millones las personas necesitadas de comida.

Ante el actual contexto, la responsable de Asuntos Humanitarios de la ONU ha reclamado otros 3.100 millones de dólares (2.300 millones de euros) para cubrir las necesidades humanitarias de los civiles sirios y los países vecinos para lo que queda de año.

En respuesta a estas reclamaciones y a las dudas de la mayor parte de la comunidad internacional, el embajador sirio ante la ONU, Bashar al Jaafari, ha alegado que su Gobierno hace "todo lo que puede" para asumir su "responsabilidad" con la población y cubrir las "necesidades básicas".