Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile cambia el nombre de la Avenida 11 de septiembre

La importante calle de Santiago era uno de los últimos símbolos urbanos que conmemoraban el golpe de Estado de Pinochet

Avenida 11 de septiembre, en Santiago de Chile
Avenida 11 de septiembre, en Santiago de Chile EFE

La Avenida 11 de septiembre de Santiago de Chile, uno de los últimos símbolos que conmemoraban el golpe de Estado de Pinochet de 1973 en los espacios públicos del país, recuperará después de 33 años su nombre original de Nueva Providencia, según ha determinado el concejo municipal de Providencia.

La histórica decisión, aprobada por cuatro votos contra uno, fue impulsada por la independiente Josefa Errázuriz, que en octubre pasado le arrebató la alcaldía de Providencia al veterano exmilitar Cristián Labbé, la única autoridad del país elegida de forma democrática que todavía defendía en público la figura y obra del dictador. "El nombre de las calles refleja la manera de ver el mundo. Son las páginas abiertas de la historia”, ha señalado la jefa de la comuna antes de que se iniciara la votación.

La avenida es una arteria comercial importante de la capital de Chile, continuación natural de la Alameda que en la segunda mitad del siglo XX fue bautizada como Nueva Providencia. La dictadura, sin embargo, la rebautizó en septiembre de 1980 para conmemorar el golpe de Estado contra el presidente socialista Salvador Allende “considerando que la gesta del día 11 de septiembre de 1973, que libró al país de la opresión marxista, debe ser recordada por las generaciones presentes y futuras”.

En 2012, por primera vez en 16 años, la oposición se unió para destronar a Labbé, exministro de Pinochet y su último portavoz en el Gobierno. Las propuestas de Errázuriz, que venció con un 55,3%, incluían el cambio de nombre de la avenida.

La sesión del concejo municipal fue presenciada por vecinos que se expresaron a favor y en contra de la medida, aprobada justamente cuando se cumplen 40 años del quiebre democrático e institucional. La socialista Maya Fernández, candidata a diputada y nieta de Allende, se desplazó hasta el edificio municipal en representación de la familia.