El ministro ruso de Exteriores sostiene que Snowden no ha cruzado la frontera

Lavrov considera "infundadas e inaceptables" las insinuaciones de ayuda rusa al informático Estados Unidos pide a Moscú que lo entregue y afirma que quiere evitar la confrontación Las fuerzas de seguridad no descartan interrogar al norteamericano si lo encuentran

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, este martes durante una conferencia de prensa.
El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, este martes durante una conferencia de prensa. SERGEI KARPUKHIN (REUTERS)

El Kremlin se lava oficialmente las manos en el caso Snowden: el analista informático que denunció el espionaje electrónico masivo de Estados Unidos y Gran Bretaña no ha entrado técnicamente a Rusia.

Esta es la posición oficial de Moscú, expresada por el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov: Snowden "no ha cruzado la frontera rusa", ha afirmado en conferencia de prensa. Lo que significa que nunca ha estado en territorio ruso. Uno de los milagros del mundo moderno: puedes estar en Moscú pero no en Rusia: esto es formalmente correcto si no has salido de la zona internacional del aeropuerto y no te han timbrado tu pasaporte. Verdad es que Lavrov no aclaró si Snowden estuvo en la zona de tránsito del aeropuerto de Sheremiétevo (y si permanece allí todavía), adonde presuntamente llegó el domingo en un vuelo procedente de Hong Kong de la compañía rusa Aeroflot.

El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, ha pedido a Moscú que entregue a Snowden sin más paliativos. "Pido simplemente una muestra de calma y racionalidad", ha afirmado el ministro estadounidense durante una visita oficial a Arabia Saudí. "No queremos confrontaciones, no estamos dando órdenes a nadie, simplemente pedimos una actuación dentro de unos procedimientos que no pueden ser más normales". Kerry ha recordado a Rusia que su país ha extraditado a siete ciudadanos rusos durante los últimos dos años "sin dramas ni rencores". Lavrov y Kerry se reunirán dentro de dos semanas en Brunei en una reunión de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático.

Estados Unidos había manifestado su esperanza de que el Kremlin estudiaría todas las posibilidades para expulsar al filtrador, con el fin de que este pudiera comparecer ante la justicia norteamericana, mientras algunos parlamentarios estadounidenses habían mostrado su malestar por el hecho de que Moscú hubiera permitido su entrada como pasajero en tránsito. Pero Lavrov ha rechazado de plano todas las quejas de Washington.

"Consideramos absolutamente infundados e inaceptables los intentos que de acusar a la parte rusa de violar las leyes de EE UU y participar poco menos que en un complot, lo que, por si fuera poco, van unidos a amenazas en contra nuestra", declaró el ministro.

Mientras tanto, fuentes del servicio de seguridad de Sheremiétevo confirmaron a la agencia Itar-Tass que Lavrov tiene razón, al menos técnicamente, porque Snowden no ha salido de la zona de tránsito. «Por lo visto, no ha decidido aún adónde ir», comentaron las fuentes anónimas según las cuales el filtrador estaría todavía en el aeropuerto moscovita. Mientras tanto, según esta agencia y RIA, Snowden no abordó el vuelo del martes a La Habana, como algunos creían que haría.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Otras fuentes, siempre anónimas, afirmaron que ni los órganos de seguridad rusos ni la sección nacional de Interpol buscan a Snowden, porque no tienen fundamente jurídicos para ello, aunque no excluyen que fuerzas del orden público rusas puedan detener al informante para interrogarle sobre las circunstancias de su llegada a Moscú.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS