Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La violencia pone en duda las estadísticas de seguridad en el DF

Los chilangos alertan de un aumento en el número de asaltos

El Gobierno del Distrito Federal se escuda en las estadísticas que muestran un bajo índice de delitos en un país donde denuncia menos del 10% de las víctimas

Pilar Gómez, tras ser asaltada.
Pilar Gómez, tras ser asaltada.

Unos “chavos” se acercaron hace dos semanas al vehículo de Pilar Gómez, de 29 años, en un lateral del Periférico para arrebatarle el bolso. “Mi reacción fue agarrar la bolsa y uno me pegó”, cuenta al teléfono. Una fractura maxilar, otra en la nariz y una hemorragia interna la mandaron cuatro días al hospital. Su padre Mario Gómez escribió una carta que se hizo pública en algunos medios en la que pedía a los capitalinos “no quedarse callados” ante la delincuencia. Las estadísticas oficiales (basadas en el número de denuncias) no dan cuenta de un aumento de los índices de delitos, pero la percepción de la ciudadanía es que los asaltos se repiten cada vez con mayor frecuencia. “La estadística que sirve es la que va de voz en voz. Todo el mundo conoce a alguien a quien han asaltado. Eso es tristísimo, la gente vive con miedo”, resume Pilar, ya recuperada de las lesiones.

Este mes el estudiante César Alberto Vega murió de un balazo al tratar de resistirse a un robo en un microbús en la delegación de Iztapalapa, el fotógrafo del diario Milenio Jorge Carballo Díaz fue apuñalado en la colonia Centro mientras trataban de arrebatarle su equipo de trabajo, la presidenta de la asociación Causa en Común María Elena Morera sufrió un asalto en su vivienda, lo mismo que le sucedió a la periodista Elisabet Sabartés en su domicilio de la colonia Condesa. Hechos aislados, según el Gobierno, pero que cada vez se oyen más de una punta a otra de la ciudad.

A finales de 2012 el ya exjefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, aseguró que la Ciudad de México estaba cerca de convertirse en “la ciudad del mundo más segura”. Por esa fecha, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) publicó una encuesta en la que aseguraba que el 70% de los capitalinos se sentían inseguros en la ciudad. El político del PRD hizo aquella declaración con las estadísticas oficiales en la mano, que solo replican el número de delitos denunciados. Una trampa si se coteja con otra estadística, también oficial, que asegura que en México no se denuncian el 92% de los delitos.

“El Gobierno de la ciudad no sabe trabajar con la percepción de la inseguridad, no sabe qué hacer con el temor de la gente. Cuando hacen esas afirmaciones hacen márketing porque conocen las cifras pero no les importan”, asegura Ernesto López Portillo, director ejecutivo del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde). El actual procurador del Distrito Federal, Rodolfo Ríos Garza, reconoce los altos índices de no denuncia pero defiende que la ciudad está “entre las más seguras del mundo”. “Nosotros solamente podemos basarnos en lo que se ha denunciado, pero incluso hemos invitado a la ciudadanía a denunciar para que nos hagan saber” lo que pasa, dice el político en entrevista con EL PAÍS.

Recuerdan los capitalinos que hace diez años ser del DF era casi una deshonra. Nadie fuera de la capital podía entender cómo la gente quería vivir en una ciudad en la que podían atracarte o secuestrarte en cualquier esquina. Los jóvenes abandonaban el DF rumbo a otros Estados para alejarse de la inseguridad, que convertía en una hazaña un paseo por el centro histórico. Hoy la historia se cuenta al revés. Las calles se vacían al caer la tarde en muchos Estados, asediados por la lucha de los cárteles de la droga, pero se llenan las cantinas del centro de la Ciudad de México.

Los sucesivos gobiernos del DF han hecho bandera del aumento de la seguridad en la capital, que ha visto caer los índices de delincuencia en la última década, pero los expertos alertan de un discurso tramposo por parte de los políticos. “Si alguien declara que la ciudad es segura tiene que mirar el conjunto de los indicadores, los de denuncia y los de no denuncia”, dice López Portillo.

El investigador del Centro de Investigación para el Desarrollo (Cidac) Rafael Ch alerta de que los últimos cinco años el aumento de la violencia en gran parte del país debido a la lucha que libra el Ejército con el crimen organizado ha mejorado la percepción de la seguridad en la capital “pese a que muchos índices de delitos no han bajado". El procurador capitalino sí cree que la ciudad sigue siendo ese oasis de seguridad en el país del que hace años se habla y es tajante respecto a la ausencia de cárteles en el Distrito Federal. “En eso soy muy directo: no lo vamos a permitir en el DF (...) En la ciudad hay narcomenudeo, pero son transacciones de poca monta. Lo que no hay es algún tipo de cártel ni banda organizada”, asegura.

El presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad (con financiación público-privada), Luis Wertman, tiene la misma visión que el procurador y defiende que para su tamaño “la Ciudad de México es muy segura, más que Los Ángeles o Sao Paulo”. El Informe Delictivo 2012 presentado este año por el Cidac no les da la razón. El documento del think tank mexicano sitúa a la capital en función de la seguridad (incluyendo la cifra negra estimada) en el puesto de 18 de los 32 Estados del país.

“El Gobierno y la ciudadanía hablan un idioma distinto en materia de seguridad. La autoridad solo se evalúa a sí misma”, dice López Portillo. A Pilar Gómez el discurso de los políticos ya no le convence. El del Periférico no es su primer asalto. Hace seis meses un hombre la atacó en la colonia Roma al salir de un bar para robarle el celular. “Yo siento que la ciudad no es segura, creo que todos estamos a riesgo. Siempre alguien va a ser asaltado y despertar así todos los días está terrible, porque un día puedes ser tú”.