Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama visita las zonas afectadas por el tornado en Oklahoma

Este domingo se celebra el funeral por las 24 víctimas en Moore bajo el lema ‘Oklahoma es Fuerte: Todos Juntos en la Fe’

El presidente de EE UU: "Quiero que sepáis que os vamos a respaldar, que os vamos a ayudar a salir adelante y que no nos iremos hasta que todo esté en su sitio"

El presidente Barack Obama visita las zonas afectadas por el tornado en Moore junto a la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin
El presidente Barack Obama visita las zonas afectadas por el tornado en Moore junto a la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin AFP

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha querido ver de "primera mano" el desastre que dejó tras de si el tornado de categoría EF5- la más alta en la escala Fujita-, con dos kilómetros de diámetro y que se desplazó a más de 300 kilómetros por hora azotando el pasado lunes Moore, localidad situada a pocos kilómetros de Oklahoma City. En el suceso, 24 personas murieron, entre ellas 10 niños, más de 300 resultaron heridas y 12.000 viviendas resultaron dañadas  y 1.200 destruidas. Al tornado, le bastaron 16 minutos para sembrar la devastación en esta población de poco más de 40.000 habitantes.

Obama ha salido de Washington minutos antes de las diez de la mañana para ser testigo de la catástrofe, reunirse con familias afectadas y equipos de rescate que participaron en las tareas de salvamento en este municipio y en otras zonas golpeadas por el paso del tornado. Tras un vuelo de tres horas, el presidente de Estados Unidos ha recorrido la zona devastada junto a la gobernadora del Estado de Oklahoma, Mary Fallin.

"Sin duda, una imagen vale más que mil palabras y uno se puede dar cuenta con lo que la gente de Moore y las zonas afectadas ha estado liando estos días. Siempre que vengo a una zona que ha sufrido una catástrofe, llegó en nombre de todos los ciudadanos de la nación. Yo soy el mensajero y quiero que sepáis que estáis en sus oraciones y todos quieren ayudar. Nuestros corazones están con todos los afectados y, sobre todo, con aquellos que han perdido a sus seres queridos", ha dicho Obama en rueda prensa. "Con aquellos padres que han perdido a sus hijos", ha continuado Obama.

"Quiero agradecer su trabajo a la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin, al alcalde de Moore, Graham Lewis y a todos los que llevan cooperando y ayudando desde el paso del tornado. Puedo decir que se ha cumplido el estándar Oklahoma: Siempre que ocurre una catástrofe de estas características, sus ciudadanos encuentran la manera de salir adelante", ha seguido el mandatario. 

"Quiero que sepáis que os vamos a respaldar, que os vamos a ayudar a salir adelante y que no nos iremos hasta que todo esté en su sitio. Podéis preguntarles a los ciudadanos de Alabama, a los Chaplain, a los de Nueva Jersey, a los de Nueva York. No os vamos a abandonar", se ha despedido Obama mientras pedía a toda la nación que ayuden con sus donaciones.

Lo que necesito del presidente es la capacidad de pasar por encima de la burocracia, de que los fondos de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) lleguen lo más pronto posible para que se acelere la recuperación que los ciudadanos necesitan tras el desastre”, ha demandado Fallin horas antes de la visita del mandatario en la CNN.

“Los escombros están por todas partes. No se trata de dos casas que se han quedado sin techo. Esto es un campo de devastación, no son manzanas de casas, son kilómetros de escombros, con 17 kilómetros de largo y 2,4 kilómetros de ancho”, ha puntualizado Fallin. “Además hay cinco escuelas afectadas. En definitiva, hay muchas zonas destruidas y la gente tiene que volver a recuperarse”, ha explicado la gobernadora. Moore ya sufrió un terrible tornado en 1999, en el que murieron 41 personas, y otro en 2003.

Un funeral que bajo el nombre de Oklahoma es Fuerte: Todos Juntos en la Fe tendrá lugar este domingo en Moore por las víctimas, entre ellas 10 niños, que fallecieron tras el paso de un tornado. El servicio funerario se celebrará en una Iglesia Baptista, con una capacidad para 4.500 personas. De momento se mantiene la cifra oficial de muertos en 24. Según informa EFE, otras seis permanecen desaparecidas, aunque se desconoce si "es que no se han reportado o si ha sucedido algo más grave", explicó el director de la Oficina de Manejo de Emergencias de Oklahoma, Albert Ashwood. Y hubo también sitio para la esperanza. Shayla Taylor dio a luz a su hijo en medio del desastre, según contó en una entrevista en la CBS.

Obama declaró la zona de desastre. Esta declaración proporciona asistencia individual para los supervivientes del tornado en estas regiones. Hay más de 30.000 afectados, de los que 3.100 ya han solicitado las ayudas. Tras el Tornado, se han realizado diversos análisis para asegurar la salubridad del agua en la región. Todavía hay más de 600 personas acogidas en albergues y hay más de 4.300 viviendas que continúan sin luz tras el paso del tornado. La administración del presidente envió a 400 personas de la agencia que atiende las situaciones de emergencia para ayudar en la reconstrucción de la zona.

Las autoridades dieron por concluidas las labores de rescate el pasado jueves, por lo que los esfuerzos ahora se centran en recoger los escombros tras la fuerte tormenta que según el Departamento de Seguros de Oklahoma se estima que los daños pueden ascender a los 2.000 millones de dólares. "Podemos asegurar que el 98% de los supervivientes han sido encontrados", dijeron las autoridades.

Janet Napolitano, Secretaria de Seguridad Nacional, se desplazó a la zona el pasado miércoles: "La fuerza y la resistencia de los habitantes de Oklahoma es impresionante, son un ejemplo para el resto de la nación". Moore es una localidad sumida en el desastre, pero que intenta volver a la normalidad. La localidad decidió seguir adelante con las graduaciones planeadas antes del tornado de sus alumnos en último año de secundaria. Los eventos se celebraron en los institutos de Westmoore, Southmoore y Moore.

Muchos Estados del país son azotados con frecuencia por los tornados y otros fenómenos atmosféricos anualmente, pero Oklahoma se ha convertido en los últimos años en la zona central de estos desastres. El tornado del pasado lunes, fue la declaración presidencial de emergencia número 74 en más de medio siglo. Tan sólo Estados más grandes como California y Texas superan esta cifra.

Oklahoma es el primero en desastres por tornados en EE UU y el tercero en lo referente a inundaciones, según señala los registros elaborados por el FEMA. El Estado está en una zona particularmente activa y peligrosa de la franja conocida como Callejón de Tornados, un grupo de Estados situados en la región central del país donde se producen un gran de tornados. En EE UU, ocurre el 75% de los tornados a nivel mundial.