Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama despide a las víctimas de la explosión de Texas

El presidente junto a la primera dama, autoridades y ciudadanos homenajean a los fallecidos en la planta de fertilizantes

Barack Obama y Michelle Obama en funeral por las victimas de West.
Barack Obama y Michelle Obama en funeral por las victimas de West. AP

La noche del miércoles 17 de abril los corazones de la pequeña localidad de West (Texas), a unos 32 kilómetros de Waco, se detuvieron tras la explosión de una planta de fertilizantes a las 20.50 hora local; un terrible accidente que acabó con la vida de 15 personas, 12 bomberos y tres voluntarios de servicios de emergencia, que hirió a más de 200 personas y que dejó sin casa a más de 70 familias. Los habitantes del municipio texano, de no más de 2.800 habitantes, han podido este jueves despedir y homenajear a sus víctimas. El presidente Barack Obama, acompañado de Michelle Obama, ha asistido al tributo que ha tenido lugar en la Universidad Baylor (Waco).

En la ceremonia han estado presentes 12 ataúdes cubiertos de 12 banderas de EE UU, de los 12 bomberos fallecidos, aunque el homenaje ha recordado a todos: a las víctimas, a los afectados, a toda la comunidad. Minutos antes de la aparición de Obama, una por una las víctimas han sido homenajeadas. “No puedo medir el poder de las voces de las personas que hemos escuchado en cada una de estas imágenes y la valentía que se pudo sentir y ver esa terrible noche. Lo único que puedo ofrecer es el amor, el apoyo y las oraciones de toda la nación", ha comenzado Obama.

"Para nuestro país, para el Estado, han sido unos días muy difíciles y me gustaría recordar que, a pesar de que los ojos hayan estado puestos en otra parte, nuestros corazones siempre han estado aquí, con West", ha recalcado Obama. "Doy las gracias por el coraje y por la compasión de las personas de esta localidad. No estáis solos, no os olvidamos. A lo mejor no vivimos en el mismo lugar, pero todos somos vecinos, todos somos estadounidenses y todos seguiremos aquí cuando las cámaras se vayan para daros todo el apoyo que reclamé vuestra comunidad", ha continuado el presidente.

"Lo que hace a West especial es cada una de las personas que viven allí, son de verdad. Y hoy hemos honrado a esas personas, a esos vecinos, a esos voluntarios, a esa gente que quería ayudar y que se dirigieron a las llamas sin pensar, que olvidaron el miedo sabiendo que el peligro existía, y que tras 20 minutos, el cielo se volvió negro, y West les perdió para siempre", ha dicho un emocionado presidente.

"Esta tragedia ha hecho que la familia de West sea ahora más grande, porque hay personas que están dispuestas a ayudaros cuando se produzcan momentos de dolor y penséis que el mundo se desmorona. Esta tragedia no os ha cambiado, ha mostrado lo que verdaderamente sois y es vuestro coraje lo que hará que West vuelva a ser West. Dios os bendiga a todos", ha concluido Obama ante un público en pie.

Además de Obama, el Gobernador de Texas, Rick Perry, que fue quien declaró zona desastrosa al lugar tras la detonación, también ha querido despedirse de las víctimas. “He estado con las familiares escuchando sus historias, historias de estas personas valientes, de estos bomberos que sabían que ponían su vida en peligro, que sabían mejor que nadie que ninguna emergencia es algo rutinario”, ha dicho Perry.

“Nadie puede consolar el daño que ha sufrido West, ni yo ni el presidente podremos borrar el dolor que sentís en vuestros corazones. Nunca olvidaremos lo que ha pasado y el sacrificio al que se enfrentaron los primeros que acudieron, voluntarios que querían ayudar y salvar vidas”, ha concluido el Gobernador.

Por último, el presidente de la Universidad de Baylor, Ken Starr, ha leído un mensaje de George W. Bush durante el acto, presidente a quién este jueves se le homenajeada con una Líbrería -lugar donde se exponen recuerdos de sus mandatos- en Dallas y que no ha podido acudir a la ceremonia: “Quiero transmitir que el recuerdo de cada una de las víctimas está en mi corazón y en mis oraciones. Quiero enviar mi consuelo a toda la población de West”.